El ex jefe del Ejército, César Milani, fue absuelto por la detención y tortura de Pedro y Ramón Olivera en 1977, cuando formaba parte del Batallón 141 de La Rioja.

A Milani se lo acusaba de haber participado del secuestro y las posteriores torturas de las dos personas. Las causas eran: privación ilegitima de la libertad agravada, allanamiento ilegal, imposición de tormentos agravados y asociación ilícita.

Antes de conocer la sentencia, Milani dijo ser inocente y pidió su absolución
El Tribunal Oral Federal de La Rioja, conformado por los jueces Julián Falcucci, Jaime Díaz Gavier y Enrique Lilljedahl ordenó que Milani salga en libetad y sea absuelto de todas las causas por las que se lo investigaba.

En su alegato final, vestido de militar, el acusado había asegurado su «absoluta inocencia» y que la causa en su contra era «producto de una campaña política, mediática y judicial inédita contra un jefe del Ejército».