Los recursos que el Estado nacional le transfiere a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en concepto de Coparticipación Federal de Impuestos volvieron a ser objeto de controversia, a raíz de la aprobación en la Cámara de Diputados de un nuevo recorte en las transferencias al distrito, en un proceso con el que se retomaría el porcentaje fijado al distrito hace diecisiete años.

Desde 2003 hasta el presente, el porcentaje de coparticipación fue de 1,40%, 3,75%, 3,50% y 2,32%, variaciones que por sí solas indican las complicaciones para consensuar una asignación determinada que deje conforme a todas las partes, esto es la Nación, las 23 provincias y la propia CABA.

La “falla de origen” que diferencia a la Ciudad del resto de las 23 provincias radica en que la ley 23.548 que estableció el Régimen de Coparticipación Federal de Impuestos se sancionó en enero de 1988, cuando el distrito, por entonces la Capital Federal, no contaba con autonomía.

Por entonces se dispuso que, a diferencia del resto de las provincias (por entonces 22, porque Tierra del Fuego aún era territorio nacional), se le asignarían a la actual Ciudad Autónoma una suma que no podía ser inferior a las trasferencias reales de 1987.

No obstante, la realidad de los casi 33 años subsiguientes colocó varios obstáculos en el camino que continúan impidiendo un consenso sobre los recursos que le corresponderían a la ciudad, tal como pudo comprobarse en el debate parlamentario y en el ajustado resultado con el que el proyecto fue aprobado.

No obstante, la realidad de los casi 33 años subsiguientes colocó varios obstáculos en el camino que continúan impidiendo un consenso sobre los recursos que le corresponderían a la ciudad, tal como pudo comprobarse en el debate parlamentario y en el ajustado resultado con el que el proyecto fue aprobado.

Las cuestiones para considerar son más que suficientes para un extenso debate del que no parece arribarse a un acuerdo que conforme a todas las partes, un desacuerdo que queda reflejado en las idas y vueltas con la asignación de recursos al distrito.

  1. 26 de marzo de 2003: mediante el decreto 705 del presidente Eduardo Duhalde, se fijó un coeficiente para CABA de 1,40%.
  2. 18 de enero de 2016: el presidente Mauricio Macri aumentó ese porcentaje al 3,75%, justificando ese incremento por los costos de la transferencia de los servicios de seguridad.
  3. 28 de marzo de 2018: como derivación del Consenso Fiscal de noviembre de 2017, se redujo el porcentaje al 3,50%.
  4. 9 de septiembre de 2020: Mediante el decreto 735, el presidente Alberto Fernández redujo ese porcentaje al 2,32% hasta que el Congreso lo establezca por ley en el 1,40%.

La discusión sobre los porcentajes cuenta con un aditamento más: como la proporción no se fija dentro de la distribución secundaria sino fuera de ella, ese porcentaje no puede compararse con el del resto de las provincias. Por ejemplo, en términos reales el 1,40% es equivalente al 1,92% si se lo incluyera en el reparto con el resto de las provincias.

Fuente: NA