La angustia por la desaparición de la adolescente de 15 años María Liz Elizabeth Flores duró poco más de 24 horas y terminó abruptamente ayer por la tarde cuando encontraron su cuerpo flotando en un canal de desagüe de la localidad de Salvador Mazza. Según las primeras versiones, tenía un balazo en la cara.

El cuerpo de la víctima fue encontrado ayer por vecinos que, al bajar el agua acumulada por la lluvia que había castigado la región desde hacía varios días, se toparon con el macabro descubrimiento. Liz estaba boca abajo y todavía semisumergida en el canal, cerca del barrio Justo Juez.

“En principio, lo que surge de la inspección en el lugar es que el cuerpo de la víctima tendría un disparo, pero esto se constatará con la autopsia. Por el momento aparenta ser un orificio provocado por un arma de fuego”, señaló el fiscal penal de Graves Atentados contra las Personas de Tartagal, Pablo Cabot, en diálogo con El Tribuno. El presunto balazo había impactado en plena cara de la joven, y no descartan que los forenses encuentren más heridas en el resto del cuerpo.

A pesar de que estaba casi irreconocible por el disparo y por las horas que había pasado cubierta por el agua, su identidad salió rápidamente a la luz. Su mamá y una tía se habían acercado al lugar al enterarse de que había aparecido un cuerpo y ellas finalmente la reconocieron en medio del horror.

Según contaron las mujeres ante los policías a cargo del operativo, Liz trabajaba como “bagayera” transportando bultos en la frontera y para eso había salido de su casa el domingo a la mañana, como habitualmente lo hacía. Solo que esta vez no volvió y ese mismo día su familia presentó la denuncia en una comisaría.

“Es mi sobrina, tenía apenas 15 años. Un desgraciado maldito sin corazón le quitó la vida. Por favor, a todos los que me conocen, les pido por favor que me ayuden”, pidió más tarde su tía, a través de las redes sociales.

“Es un hecho de extrema violencia”
María Liz tenía 15 años y se dedicaba al trabajo de frontera, conocido como bagayeo: llevan y traen mercadería de Argentina a Bolivia, por lo general por caminos ilegales. Es a partir de esto último que desde la Fiscalía no descartan ninguna hipótesis.

“Es un hecho extremadamente violento”, expresó el fiscal Cabot, a cargo de la investigación, en conferencia de prensa. La víctima era una menor y en caso de confirmarse el disparo de arma de fuego en el rostro, se trataría de un brutal femicidio.

Con su muerte, ya son once en total los femicidios cometidos en lo que va del año en la provincia de Salta.