El escenario más temido por el exvicepresidente Amado Boudou se hizo realidad ayer cuando la Corte Suprema confirmó la condena a cinco años y diez meses de prisión en su contra en el caso Ciccone. A partir del fallo del máximo tribunal, la Justicia deberá determinar si el exfuncionario regresa a la cárcel para completar la pena, parte de la cual ya cumplió bajo distintas modalidades de arresto.

El encargado de definir si Boudou vuelve a prisión será el juez de ejecución penal Daniel Obligado, el mismo que le otorgó en mayo el beneficio del arresto domiciliario. En esa oportunidad, el magistrado contempló diversas situaciones, entre ellas, la “falta de firmeza de la pretendida pena impuesta”, “el contexto de emergencia sanitaria mundial por la Pandemia del COVID-19″ y la buena conducta del exvicepresidente.

Con la resolución de la Corte, el primero de los argumentos dejó de tener validez, ya que fueron rechazados todos los recursos presentados en el caso Ciccone. De esta forma, quedó firme la condena que el exfuncionario recibió en 2018.

Asimismo, la evolución de la pandemia a nivel regional supone un escenario diferente al descrito por Obligado meses atrás para justificar el otorgamiento del beneficio a Boudou. Por estas razones, se espera que el juez revoque el arresto domiciliario del exvicepresidente y ordene su regreso a prisión, una decisión que podría tomar sin que el fiscal se lo pida.

De todas formas, lo cierto es que el exfuncionario ya cumplió más de dos años y medio de arresto bajo distintas modalidades, por lo que es probable que no sea mucho el tiempo que deba pasar en prisión en caso de que así lo decida la Justicia.

Boudou cumplió prisión preventiva por primera vez entre noviembre 2017 y enero de 2018, cuando se lo investigaba por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Luego, fue excarcelado y en agosto de ese último año quedó detenido tras ser condenado por el caso Ciccone.

En diciembre de 2018, el exvicepresidente fue liberado bajo fianza, pero en febrero de 2019 la Cámara de Casación Penal revocó la decisión y Boudou fue trasladado nuevamente al penal de Ezeiza, hasta que Obligado le otorgó en 2020 el beneficio de la prisión domiciliaria.

La condena de Boudou

El fallo de este jueves dejó firme la condena que recibió en 2018 por “cohecho pasivo” y “negociaciones incompatibles con la función pública”. En la causa se investigó la maniobra por la cual el exfuncionario y su amigo Núñez Carmona presionaron a los hermanos Ciccone para quedarse con su imprenta, un proceso en el que posteriormente obtuvieron la ayuda de la AFIP comandada por Ricardo Echegaray.

Por los mencionados delitos, el exvicepresidente fue condenado a cinco años y diez meses de cárcel. Además, el Tribunal Oral Federal 4 lo inhabilitó de por vida para ejercer cargos públicos.