Un efectivo de la Policía bonaerense fue sorprendido por un grupo de delincuentes cuando salía a bordo de su camioneta de su casa de Gregorio de Laferrere, en el partido de La Matanza. Según las primeras versiones quisieron robarle, no pudieron y lo fusilaron. Hay tres detenidos.

La víctima se llamaba Carlos Alberto Nicolás Andino y era miembro de la Unidad de Policía de Prevención Local de San Justo. Anoche, cerca de las 22, los ladrones lo interceptaron cuando todavía no había terminado de salir del garaje de su propiedad con su Ford Eco Sport de color gris. El objetivo, según indicó Télam, habría sido robarle el vehículo. Lo cierto es que no se llevaron nada pero, antes de escapar, le pegaron al menos un balazo en la cara.

Andino cayó al suelo gravemente herido y un vecino llamó al 911 para alertar sobre lo que había ocurrido. Unos minutos después, colegas de la víctima de la comisaría sur 2da. de González Catán lo trasladaron en un patrullero al hospital Simplemente Evita de La Matanza, pero solo sobrevivió unos pocos minutos después de llegar.

La causa es investigada por el fiscal Federico Medone, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios Dolosos del Departamento Judicial de La Matanza, quien esta noche estuvo al frente de las primeras pericias en la escena del crimen y ordenó la detención de tres sospechosos.

Tres detenidos

Esta madrugada y tras realizar un minucioso relevamiento de las cámaras de seguridad de la zona, el fiscal Medone ordenó detener a tres sospechosos por el crimen a sangre fría del policía Andino.

Así, durante un allanamiento en una vivienda sobre la calle Iberá al 5500 de González Catán arrestaron a tres jóvenes de 17, 20 y 21 años, conocidos en el barrio por los sobrenombres de “Kevin”, “Gabi” y “Mati”, confirmó una fuente policial al portal local Primer Plano. Además, detallaron que cerca de la casa secuestraron una pistola de réplica plástica, “encintada en su empuñadura y sin marca visible”.

Por la edad de los involucrados, tomó intervención la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil en turno, quien ordenó la aprehensión de los tres acusados del delito de “Homicidio criminis causae agravado” por ser la víctima un miembro de una fuerza de seguridad.