En medio de un debate encendido y con manifestaciones fuera del Congreso a favor y en contra del proyecto oficial de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), el diputado del Frente de Todos de Jujuy, Daniel Ferreyra, aprovechó su tiempo para denunciar que tanto él como su hija habían sido amenazados. “No estoy actuando libremente y a la hora de votar me voy a abstener. Les pido disculpas”, dijo.

“No es un buen día para mi”, empezó diciendo esta madrugada minutos después de las 4.30. El diputado contó que más temprano había declarado en una entrevista radial que a pesar de que no se puede dejar de lado el respeto al derecho a la vida, “tampoco se puede ser duro con las mujeres que recurren a un aborto, que sufren a maridos borrachos que les pegan, las violan y las embarazan”.

Ferreyra destacó: “El Gobierno tuvo el coraje de plantear este debate pero yo no puedo participar plenamente de él. No puedo dejar de lado lo que me ha pasado”. Y explicó: “Una periodista cotizada no tuvo mejor idea que decir que vendí mi voto. Yo no sé si ella se vendió alguna vez, pero a mí no me pudieron comprar nunca”.

Sin nombrarla, el legislador hizo referencia a las intimidaciones explícitas que la periodista Viviana Canosa hizo a través de sus redes sociales: “Voy a ir casa por casa diputado, a la suya también. Den explicaciones. No se vendan, por Dios. ¡Tengan dignidad!! Usted está a favor de la billetera”.

“A mí nunca me pudieron comprar. No tenía ningún derecho a decir que me habían comprado el voto”, enfatizó Ferreyra. Sin embargo, señaló que no podía ignorar que las amenazas hubieran llegado hasta “la casa” de su hija. “Hubiera sido lindo estar liberado de las presiones que he recibido para poder opinar libremente. El derecho a la vida no lo podemos negar. Hay vida desde el momento de la concepción y eso es indiscutible”, siguió el oficialista al marcar que en esta temática “la controversia no se puede evitar”.

Entrando en las 18 horas de debate, el diputado lamentó que no todos entiendan el significado de la palabra “democracia” y que “el que piensa diferente no es el enemigo”. “Nos está haciendo falta el abrazo de aquellos dos que piensan diferente”, reflexionó antes de recurrir a la abstención.

La sesión especial, que empezó el jueves poco después de las 11, cuenta con la asistencia en el palco de invitados de la ministra de Mujeres y Diversidades Elizabeth Gómez Alcorta, la secretaria de Salud Carla Vizzotti y la secretaria Legal y Técnica Vilma Ibarra, entre otros.