El cura José María Pepe Di Paola, de la Pastoral Villera calificó de “innecesarias” las declaraciones del Presidente.

En declaración Pepe dijo que: “Es muy claro que estar a favor del aborto es ponerse en el lugar de Dios, es decidir quién vive y quién no vive. Eso de hablar de interrupción voluntaria del embarazo… en realidad es terminar con una vida que no se recupera más y es algo que deja secuelas muy grandes en las mujeres”.

«El aborto es una bajada de línea de los organismos internacionales de préstamo y otras organizaciones que dan mucho dinero a las ongs de aquí, que militaron mucho este tema y algunas están muy ligadas a los partidos políticos; ahí hay dinero, hay laboratorios, hay un interés mercantil”, declaró sobre la Ley que se aprobó en diputados.

En relación a las frases del Presidente para decirse “católico”, pero defender el aborto, dijo: “Es que él se la pasa planteando que es amigo del Papa y es el deseo de justificar algo que se sabe que no es una opción para la religión y un intento de convivir con las dos cosas: soy cristiano pero por otro lado estoy de acuerdo con el aborto”.

El vaticanista italiano Sandro Magister denunció en un artículo que cuando el Papa Francisco habla del aborto, sufre censura por parte de algunos medios. “Cada vez que toca este tema, Francisco no goza en absoluto de buena prensa. Es más, se le ignora sistemáticamente”, escribió Magister. Algo similar a lo que hace Alberto Fernández y su frase “innecesaria”.