Efectivos de Gendarmería Nacional rescataron a 216 loros que dos traficantes intentaban trasladar en el baúl de un auto. Los localizaron en Pinto, Santiago del Estero, y se dirigían a Santa Fe. Las aves quedaron disposición de la Fiscalía de turno de la ciudad de Añatuya.

El extraño hallazgo se dio el domingo por la tarde. En un operativo de tránsito de la ruta 34, en el kilómetro 492, los gendarmes detuvieron a un Renault Fluence bordó, en el que viajaban dos hombres.

Si bien el conductor intentó evitar el control, lograron interceptar el vehículo a los pocos kilómetros. Al retenerlos, a los agentes les llamó la atención el volumen alto del estéreo, que mantenían pese a ser interrogados.

Los ocupantes del auto aseguraron que viajaban desde la localidad de Pampa de los Guanacos, al noreste de la provincia, hacia la ciudad de San Lorenzo, al sur de Santa Fe.

Luego de varios pedidos, los hombres bajaron el sonido de la música. Entonces, los gendarmes escucharon ruidos extraños provenientes del baúl del vehículo. Ante la sospecha de que estaban ocultando algo, profundizaron la inspección y al abrir el baúl se encontraron con 216 ejemplares de la especie amazona aestiva, un tipo de ave que habita en las selvas en el Centro de Bolivia y Brasil, y partes del norte de Paraguay y Argentina.

Entre los animales que viajaban en el baúl, detectaron que muchos eran apenas pichones con su plumaje escasamente desarrollado. Todo ocurrió en medio de la agobiante jornada de calor, que superaba los 30 grados.

Pese a que estos loros suelen verse en locales de mascotas o en ferias, pueden ser vendidos a más de $60 mil de manera legal. Los hombres quedaron imputados por infracción a la Ley 4802 de Conservación de la Fauna Silvestre. Además se dispuso el secuestro de las aves, que fueron entregadas al personal de Fauna y Bosques provincial en el destacamento forestal de Ojo de Agua.

En el marco del contrabando de animales silvestres, el de los loros “habladores” registra varios antecedentes. El último se dio en diciembre, cuando también Gendarmería encontró 210 loros enjaulados en el baúl de un Renault 19, en un camino alternativo a la Ruta Nacional 9, en Córdoba.