El Gobierno no tiene bajo análisis un cierre de las exportaciones de carne vacuna como un mecanismo para forzar una baja de precios al mostrador, afirmó este lunes la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, quien reforzó la necesidad de trabajar con el sector para lograr valores accesibles en el mercado interno.

La declaración se produce tras la amenaza que hizo la secretaria de Comercio Interior, Paula Español, al sector en momentos en que se negocia la continuidad del acuerdo por los 8 cortes vacunos a precios populares, que vence este jueves 15.

En ese marco, Comercio Interior negocia con los frigoríficos exportadores la cantidad de cortes, el volumen que se volcará al mercado interno, a qué precios y el plazo de vigencia del nuevo convenio. Los privados aseguran que el contexto actual impide mantener sin cambios los valores de esos productos, sobre todo porque las ventas al mundo se pagan menos que el año pasado.

La advertencia de Español, que incluyó también suba de retenciones o cupos para las ventas externas, fue rechazada por el campo, al entender que son medidas “que ya fracasaron y generaron la pérdida de 11 millones de cabezas de ganado que no se recuperaron”.

“Claramente no estamos en ese punto. También claramente tiene que estar normalmente abastecido el mercado interno y a precios accesibles”, apuntó este lunes Todesca Bocco en declaraciones a radio Urbanaplay.

En ese sentido, insistió en un concepto que reitera el presidente Alberto Fernández que es desacoplar los valores internos de los precios internacionales de los productos básicos: “Todos ganamos en pesos y no es justo que afrontemos todos nuestros alimentos en dólares o nos quedemos sin productos por competir con el resto del mundo”.

La vicejefa de Gabinete instó a encontrar un equilibrio entre abastecer el mercado interno y las exportaciones y destacó que el rol estratégico del campo para la economía argentina, ya que “es muy dinámico y aporta un montón de dólares y pesos”.

La exportación de carne vacuna representó más de US$2700 millones en ventas al mundo entre febrero de 2020 y marzo pasado, con 74,3% de los envíos a China. Al mismo tiempo, en el mercado interno, se registró el menor consumo en 18 años de cortes bovinos, 49,3 kilos per cápita al año al primer trimestre, en medio de la escalada de precios.

“Pero en todos los países del mundo, los alimentos son estratégicos, por eso hay que encontrar un acuerdo”, señaló la funcionaria.

Los precios de los productos frescos, como la carne y las frutas y verduras se dispararon en los últimos meses y estuvieron en los principales impulsores de la aceleración del IPC, que hará que la inflación cierre el primer trimestre en torno al 12%, una cifra que le pone más que presión a la meta anual presupuestada (29%).