La segunda ola de coronavirus llegó a Tucumán y su fuerza comienza a experimentarse en las demandas del sistema sanitario.
En el último mes, aumentaron las consultas en los consultorios febriles, hubo más requerimientos de hisopados y testeos, y los casos se incrementaron en un 120% pasando de 2016 contagios entre el 15 y 21 de marzo a 4638 entre el 5 y el 11 de abril.

Esta situación trajo aparejada también un considerablemente aumento en la ocupación de camas de cuidados intensivos en hospitales y sanatorios. Actualmente hay 251 pacientes internados en terapias intensivas, 100 de ellos están con asistencia respiratoria, hace dos semanas atrás estas cifras eran un 62% inferior, había 154 pacientes en cuidados críticos y sólo 50 de ellos con respirador.

Luis Medina Ruiz, secretario Ejecutivo Médico del Siprosa, señaló que ante el impacto que se registra por las subas de casos y el aumento de las internaciones, el sistema de salud comenzó a reconvertir camas comunes en camas de cuidados críticos para responder a las exigencias de la segunda ola de la pandemia. Por otra parte, el funcionario remarcó que la capacidad de los hospitales puede llegar a su límite si la sociedad no colabora a frenar la escalada de casos.

Medina Ruiz indicó que los pronósticos sanitarios amenazan con una segunda ola mucho peor que la primera si no se toman los recaudos necesarios para aplanar la curva epidemiológica. “La segunda ola nos encuentra con circulación viral comunitaria plena; prácticamente todas las actividades habilitadas; una sociedad que se cuida menos; y el no cumplimiento de los protocolos. Por lo tanto, visualizamos que tendremos mayor cantidad de personas afectadas. Eso inexorablemente lleva a una mayor cantidad de pacientes graves y fallecidos”, advirtió.