Alrededor de las 23 horas de ayer, personal policial de la comisaría tercera acudió a calle William Bliss, a dos cuadras al norte de su cruce con el canal sur. Allí se encontraron con una vivienda precaria totalmente incendiada, donde en el interior de la misma se halló a un joven calcinado.

El fallecido fue identificado como Diego Sebastián Jesús Escobar de 24 años. Personal del 911 que llegó al barrio Ampliación Miguel Lillo comentó a los oficiales de la seccional tercera sobre la presencia del padre de la víctima en el lugar. El hombre recibió una notificación sobre el incendio de una casa y se presentó en el lugar donde comprobó que era la vivienda de su hijo.

Las primeras averiguaciones policiales apuntarían a que el joven, quien habría estado preso cuatro años, murió por disparos de arma de fuego y posteriormente fue quemado en su vivienda.

En el hecho tomó intervención la Unidad Fiscal de Homicidios II, a cargo de Carlos Sale. El coordinador Alejandro Valeros supervisó las medidas investigativas realizadas. Para el abordaje de la escena se requirió la intervención del Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), a cargo de Eugenio Agüero Gamboa.

Las fuentes investigativas del Ministerio Fiscal advirtieron que familiares de la víctima indicaron que el autor del hecho sería un sujeto perteneciente a una familia con la que tienen una enemistad de vieja data. A partir de esa información se identificó a un posible sospechoso, que quedó aprehendido por disposición de la UFI interviniente. En el lugar se encontró una vaina servida. Los voceros del caso agregaron que, de acuerdo a la hipótesis de Bomberos, el incendio se dio desde el lado de afuera de la vivienda.