El senador de Juntos por el Cambio, Martín Lousteau, aseguró que la medida de cerrar por 15 días las clases presenciales corresponde a “la falta de rigurosidad” de Alberto Fernández para gestionar la pandemia y demuestra que “la educación no es prioridad, y se usa para resolver problemas políticos de otras jurisdicciones o para definir afinidades gremiales”.

“La provincia de Buenos Aires tiene más problemas para implementar y controlar las restricciones y no quiere pagar el costo; se quiere confundir y meter todo en una misma bolsa para resolver problemas de otros distritos”, expresó el dirigente radical.

“Alberto Fernández obliga a los chicos a quedarse sin escuela tomando una medida que nadie sabe en qué datos se basa”, afirmó en diálogo con Infobae.

“No podés indiscriminadamente cerrar algo tan vital y que viene tan desbastado, porque estuvimos sin clases casi un año. La totalidad no alcanzó los objetivos y tuvimos aumento de la desigualdad en el sistema educativo”, consideró el dirigente.

“Hay datos que demuestran, incluso del Gobierno, que el protocolo funciona, que hay buena información, y ahora sacás a los chicos de un ámbito controlado para dejarlos en uno donde no hay protocolos”, lamentó.

“Creo que el Presidente lo tiene que revisar ya, podés tener más datos, identificar cuáles son los rangos de los contagios, si son los más chicos, los adolescentes, para en virtud de eso definir las prioridades. No estoy diciendo que las escuelas no se tienen que cerrar, es verdad que hay países que cerraron, pero lo hicieron en base a un estudio y una decisión rigurosa, sabiendo que es lo último que hay que cerrar y lo primero que tiene que abrir. Acá se cierra junto con los casinos, los shoppings. Es incomprensible”, completó Lousteau.