Con cortes en la zona este, los trabajadores nucleados en UTA iniciaron el cuarto día de paro total sin servicio por sus salarios adeudados, y el intendente de San Miguel de Tucumán, Germán Alfaro, dio novedades sobre las sanciones que prometió contra el sector empresarial por esta situación.

“Hemos resuelto aplicar la sanción de caducidad de la concesión del servicio público de pasajeros, por la actitud de los concesionarios de dejar a la población sin servicio; y de sitiar y bloquear los accesos a la ciudad, obstruyendo el derecho constitucional a la libre circulación y tomando de rehenes a los ciudadanos”, afirmó el jefe municipal.

“Tomamos esta decisión en función de que el transporte de pasajeros es un servicio público esencial”, explicó según informaciones recogidas de Los Primeros, indicando que de las 14 líneas urbanas concesionadas por la intendencia, en seis casos las empresas se encontraban con permisos provisorios de explotación y las ocho restantes se hallaban con la concesión regularizada. A partir de ahora todas revisten condición de concesión precaria.

Además, criticó que los empresarios no brinden alternativas y solo pidan aportes de dinero público o reclamen más aumentos en las tarifas, mientras las prestaciones que brindan no son óptimas para los pasajeros.