El Gobierno acudió a la Justicia para dejar sin efecto la resolución de la Sala IV de la Cámara de Apelaciones porteña, que ordenó a la Ciudad a garantizar las clases presenciales. El Ministerio de Salud de la Nación, apenas conocida la noticia, realizó una presentación ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad, mientras que Carlos Zannini como Procurador del Tesoro, pidió que el caso vuelva a sortearse y se anule la resolución. Su reclamo se hizo en el fuero Federal, que es donde buscan radicar la discusión.

El enfrentamiento entre el Gobierno de la Ciudad y la Casa Rosada sumó un nuevo capítulo y una vez más terminó en la justicia. Pasadas las 22 del domingo Horacio Rodríguez Larreta informó que las clases presenciales continuarán en la CABA, contrario a lo indicado en el artículo 2 del DNU firmado por el presidente Alberto Fernández, que suspendió en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) la apertura de los establecimientos educativos por quince días.

El sustento del jefe porteño para avanzar con la decisión fue el fallo de la Sala IV de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad, integrada por los jueces Marcelo López Alfonsín, Nieves Macchiavelli y Laura Perugini. Macchiavelli es la hermana de Eduardo, secretario de Ambiente porteño y mano derecha de Rodríguez Larreta en el armado político nacional. Fue recusada este domingo, sin éxito.

El fallo de 13 páginas retomó los ejes centrales de la fiscal ante la Cámara, Karina Ciccero, quien temprano había hecho lugar a dos amparos impulsados por un grupo de padres y otra organización de docentes. Le pedían a la Justicia local que le ordene a la Ciudad sostener la autonomía porteña y declarara inconstitucional el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) 241/21 que suspendió las clases presenciales a partir de este lunes.

Los camaristas, por unanimidad, ordenaron a Rodríguez Larreta que garantice este lunes las clases presenciales en las 2.359 unidades educativas, que nuclean a 600.000 alumnos de todos los niveles.

Conocida la noticia, Alberto Fernández calificó la decisión como un «estrago jurídico» y avaló que el Estado avance en la Justicia para revertir el fallo. El Ministerio de Salud lo hizo el mismo domingo. Y Este lunes fue el procurador Zannini (funcionario de extrema confianza de Cristina Kirchner), quien realizó la última presentación. Los hizo ante el fuero Contencioso Administrativo Federal. Allí pidió una inhibición por parte de la Justicia porteña, entendiendo que debe ser el fuero Federal quien resuelva la discusión. Pero además, pidió la invalidez del fallo firmado por la Sala IV.

El Gobierno sostiene que la Justicia porteña no tiene competencia para expedirse sobre los alcances de un Decreto de Necesidad y Urgencia. También denuncian que la Cámara que resolvió tiene lazos con Horacio Rodríguez Larreta. Esta presentación se sumó a la ya realizada por la ministra Carla Vizzotti, que se realizó ante la propia Cámara en lo Contencioso Administrativo porteña, pidiendo que «se abstenga de seguir interviniendo en las actuaciones» de este caso. Insisten que debe intervenir otro fuero sobre el tema en debate.