El intendente de Yerba Buena, Mariano Campero, manifestó, en el programa radial Detonados, que los comercios en la ciudad pueden atender entre las 8 y las 21.

El jefe municipal dijo que el recorte en el horario tiene más que ver con un pedido gremial que con una cuestión racional.

«La mejor forma de defender al trabajador es hacer que los negocios funcionen. Si el comercio se funde, habrán muchos más desempleados», sostuvo.

«No quiero pelearme con la provincia ni con la Nación; quiero que mi ciudad funcione bien», agregó Campero.

Sobre el horario gastronómico

Campero dijo que «no hay un criterio represivo, nosotros queremos ayudar a los gastronómicos. Hay que dialogar con los sectores. Ellos saben que hago lo que puedo», señaló.

Yo no puedo decirle a que hora abrir y a que hora cerrar.

Si se recorta el horario, va a producir más amontonamiento, más circulación.