El video de un hombre que ayer dio una clase de matemáticas a nenes de tercer grado en una plaza de Munro se volvió viral. Sentados en el piso, distanciados y con el tapabocas puesto, los alumnos repasaron las tablas con la ayuda de Miguel, papá de un chico del mismo grupo. “Es un día triste, pero estamos contentos del paso que dimos”, dijo en diálogo con Telenoche.

Ayer, comenzó a regir el decreto 241 que estableció en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) la suspensión de las clases presenciales hasta el próximo 30 de abril por el aumento de casos de coronavirus y la crisis sanitaria producto de la segunda ola de la enfermedad. Mientras en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) las clases comenzaron tras una decisión judicial dictada el domingo a la noche, en la Provincia las escuelas permanecen cerradas.

En ese contexto ocurrió la postal que tiene como protagonista a Miguel, un papá que, aunque no es docente, ayer se paró frente a un grupo de alumnos de tercer grado y dio una clase de matemáticas para que los chicos no pierdan contacto con la educación presencial. “Muchos padres se empezaron a organizar tras el decreto presidencial para revertir la situación y me pidieron si podía dar una clase. Armé una historia muy linda que explica algo con las multiplicaciones, que es lo que ellos están viendo”, contó.

Una mamá del curso aseguró que los nenes “se enfocaron” mucho en la clase que dio Miguel, a quien calificó como “un gran profe”. “Los chicos estaban entusiasmados con ver a sus compañeros, después de haber vivido el viernes como si fuera su último día de clases”, afirmó. “Estaban angustiados, el fin de semana se vivió en un clima muy raro, pero lo de hoy fue un empujón, una levantada de ánimo”, agregó.

Explicó que apuntan a continuar con los encuentros en las plazas, pero dijo que la idea es que no se superpongan con las clases virtuales del colegio. “Queremos hacer de esto un símbolo y visibilizar la problemática a nivel país”, manifestó la mujer.

Por su parte, Miguel señaló que, el año pasado, los padres vieron en primera persona “el impacto” que tuvo en sus hijos la cuarentena por coronavirus y la suspensión de la presencialidad en las escuelas, que se extendió durante más de ocho meses. “Hubo chicos a los que les costó muchísimo, que tuvieron signos de depresión, que lloraban…”, repasó.

“Vimos el progreso en este mes de presencialidad y queremos dar el mínimo espacio para darle importancia a eso, con cuidados, distancia y todos los protocolos”, sostuvo. Por último, dijo que este lunes fue “un día triste”, porque las escuelas nuevamente están cerradas. Sin embargo, destacó: “Los padres tenemos emociones encontradas. Estoy feliz con la decisión tomada y aunque es difícil que todos estemos de acuerdo, estamos contentos del paso que dimos”.

Fuente: TN