La provincia del Neuquén deja de recaudar regalías por 7 millones de pesos diarios y las operadoras petroleras acumulan pérdidas por 12 millones de dólares al día, a raíz de los bloqueos de rutas que realiza el personal autoconvocado de Salud. Con este marco, el complejo de Vaca Muerta es el principal foco de atención, dadas las pérdidas y el peligro de desabastecimiento de gas.

La totalidad de los 76 equipos de torre que había en la provincia están paralizados, entre perforadores, workover, pulling, set de fracturas, coiled tubing, de acuerdo con las estimaciones oficiales.

La protesta de los trabajadores de la Salud, con numerosos piquetes en rutas del interior neuquino, afecta seriamente la producción del yacimiento Vaca Muerta, y esto es algo que no debe dejar de preocupar.

Ante este panorama, el periodista Sergio Serrichio, hizo un pormenorizado informe exclusivo para Infobae, plasmado mediante siete preguntas clave (que aquí reproducimos) para entender el problema.

1 – ¿Cuál fue la causa del conflicto y cuál es su estado actual?

El conflicto del gobierno de Neuquén con trabajadores de la Salud, latente desde marzo, se precipitó cuando un grupo de “autoconvocados” rechazó el acuerdo salarial que el gremio ATE (Asociación de Trabajadores del Estado) había acordado con la administración del gobernador Omar Gutiérrez. Los cortes de ruta se iniciaron el 7 de abril. Actualmente, unos 1.000 empleados de la Salud (sobre un total de 10.500) mantienen varias rutas provinciales y nacionales cortadas, generando pérdidas millonarias en Vaca Muerta, principal reserva de petróleo y gas de la Argentina, cuya actividad se paralizó.

2 – ¿Por qué el gobierno nacional no se involucra en el conflicto?

Aspira a que lo resuelva la Provincia. Ambos gobiernos son reacios a ordenar el desbloqueo de los cortes por la impresión que daría, en plena pandemia y en un año electoral, que fuerzas de seguridad actúen contra trabajadores de la Salud. La relación de Gutiérrez con el presidente Alberto Fernández es buena, como lo fue también con Mauricio Macri, pero en el gobierno provincial sospechan que detrás de la logística de un corte tan prolongado está agazapado el kirchnerismo provincial. Al respecto, señalan las equívocas declaraciones del secretario de Energía de la Nación y exdiputado neuquino, Darío Martínez, que enfatizó más los reclamos de los autoconvocados que el llamado a negociar y levantar los cortes, tan dañinos justamente para el sector energético.

3 – ¿Cuál es el costo económico?

En febrero, Neuquén aportó más del 53% del gas natural que se produjo en el país. La ya casi total paralización de las operaciones en Vaca Muerta hizo que las empresas empezaran a comunicar al gobierno que están forzadas a reducir su producción e incumplir las metas del “Plan Gas”. Por caso, Total Austral informó el jueves a la secretaría de Energía de la Nación que interrumpiría la provisión de 10,8 millones de metros cúbicos de gas, consignó el portal especializado EconoJournal. En materia de producción, ya hay una pérdida diaria de 3 millones de metros cúbicos de gas y de 5.000 barriles de petróleo, y el volumen de pérdidas aumenta cada día.

4 – ¿Puede faltar gas en invierno?

Sí, porque, siguiendo la secuencia de Fucello, “el tercer coletazo es el peor”: la pérdida de inyección a los gasoductos, que no se nota aún, porque hace calor, pero se notará a partir de mayo, con la baja de temperaturas y el aumento de la demanda de calefacción. En esa situación, dijo el experto, la pregunta que inmediatamente se planteará es ¿a quién le recortarán el suministro? Al igual que Apud, Fucello señaló que el principal candidato es la industria. En un año electoral, al gobierno no arriesgará dejar sin gas a los hogares, en especial si por la pandemia reintroduce medidas restrictivas y confina más gente a sus casas. Según Fucello, tal como están las cosas, la producción local de gas mermará en el año un 15%, teniendo en cuenta el efecto del conflicto sobre los futuros niveles de producción.

5 – ¿Por qué la producción de hidrocarburos “no convencionales” y Vaca Muerta se volvieron tan importantes para la Argentina y, en especial, para Neuquén?

Según el último informe de “Tendencias Energéticas” del Instituto Argentino de Energía General Mosconi, en los últimos meses ya se registraba una “alarmante caída de la producción tanto de Gas Convencional como No Convencional”, pese al aumento de los precios y de los subsidios energéticos, tanto por motivos de oferta (Plan Gas) como de Demanda (congelamiento de las tarifas de servicios energéticos durante los últimos 24 meses). En ese contexto, el informe precisaba que la producción de petróleo convencional se había reducido 10,9% interanual en febrero y 12,7% en los últimos doce meses, mientras que la “no convencional” había aumentado 13,4 y 16,7% respectivamente. En el caso del gas, sin embargo, la producción no convencional cayó aún más que la convencional, en buena medida porque “la cuenca Neuquina, donde se encuentran la mayoría de los desarrollos No Convencionales, fue la cuenca con mayor caída del país mostrando una reducción del 14.6% i.a. y 12.5% a.a en su producción”. El informe precisaba además que “YPF y Tecpetrol representan el 60% de la producción de gas de Vaca Muerta, y explican la caída de la producción de esta formación en los últimos 12 meses”.

6 – ¿Cómo afecta el conflicto el programa económico y las perspectivas de este año?

Además de los problemas de provisión de fluido, que pueden afectar tanto el calor en los hogares como los niveles de actividad en industrias y comercios, el impacto macro se daría por una mayor demanda de dólares para importar Gas Natural (Apud dijo al respecto que los montos de gas a importar estarían más de USD 2.000 millones por sobre los planes oficiales) y el dilema entre un mayor ajuste de tarifas o un mayor volumen de subsidios, que van contra el Presupuesto 2021, la “Biblia” del ministro Guzmán. Según un informe de la secretaría de Energía, mantener las actuales tarifas de gas, requeriría este año subsidios por $ 132.963 millones, unos $ 56.087 millones más de los asignados en el Presupuesto.

El informe decía, ya antes del conflicto, que si se pretende mantener las actuales partidas presupuestarias, el “componente gas” de la tarifa debería “corregirse” y eso se traduciría en una “adecuación tarifaria” de 26 a 35% para marzo y julio, mes para el que el documento ya preveía un fuerte aumento de la importación de gas de Bolivia y de Gas Natural Licuado (GNL). Contra esas proyecciones, sin embargo, el titular del Enargas, Federico Bernal, un protegido de la vicepresidente Cristina Kirchner, dijo que el aumento de tarifas para el grueso de los usuarios de gas sería de sólo el 7%, lo que significaría una fuerte presión fiscal, por los subsidios que conllevaría.

7 – ¿El conflicto tiene antecedentes similares y potencial de extenderse a otras provincias?

El 21 de junio de 2012, primer día de aquel invierno, se desató un violento conflicto en Cerro Dragón, el principal yacimiento de petróleo convencional, en Chubut. Todas las instalaciones fueron ocupados en forma violenta y la concesionaria, Pan American Energy, debió parar totalmente la producción. A raíz del envío de Gendarmería, 12 efectivos de la fuerza murieron en un accidente de tránsito, y el primer acuerdo para encauzar el conflicto se firmó recién dos semanas después. La empresa perdió de producir unos 16.000 metros cúbicos de petróleo por día y la provincia dejó de percibir unos $30 millones de entonces en concepto de regalías.