Luego de que tres camiones fueran atacados por un grupo de personas mientras transportaban soja por las rutas 304 y 336, en el este de la provincia, los efectivos de las Comisarías Burruyacú y Garmendia lograron demorar a dos de ellas y desactivar los ataques. Además, secuestraron la camioneta marca Toyota en la que se movilizaban.

Tras las denuncias recibidas en ambas dependencias policiales se supo que los agresores se movilizaban en dos camionetas marcas Toyota y Amarok, interceptaban los camiones y les abrían las compuertas del acoplado produciéndole la descarga de la soja en la ruta.

Uno de los choferes, oriundo de Santa Fe, denunció que le apuntaron con un arma de fuego para obligarlo a detener su marcha, y que además, los atacantes tenían clavos “miguelitos”.

Otro chofer, que fue atacado en la intersección de las rutas 304 y 336, en Burruyacú, identificó a uno de los agresores como “Titilo”, quien sería un conocido transportista de camiones oriundo de Tafí Viejo. En su caso, se estima que perdió unos 15.000 kilos de soja en el suelo.

Tras el rápido operativo montado en la ruta 304, los efectivos demoraron a este sujeto y a otro hombre, acusados de provocar daños intencionales a los transportistas.

Ambos fueron puestos a disposición de la Fiscalía de Atentados Contra las Personas de turno, que decidirá si quedarán o no aprehendidos.

En el procedimiento, la camioneta marca Toyota en la que se movilizaban estas dos personas también quedó secuestrada. En todos los casos, de acuerdo a los denunciantes, los atacantes provocaron el daño y luego huían en los vehículos.

Todos los procedimientos fueron supervisadas por el Jefe de la Unidad Regional Este (URE), Comisario Mayor Fabio Ferreyra, en conjunto al Jefe de Zona I de la URE , Comisario Principal Héctor Chávez, el operativo dirigido por los jefes de la Comisaría Burruyacú, Subcomisario Héctor González, y de la Comisaría Garmendia, Comisario Principal Rodolfo Santillán.