En un contexto de cifras récord de muertes y de ocupación de camas de terapia intensiva, el Ejecutivo nacional anunciará este viernes el DNU que prevé un endurecimiento de las restricciones que rigen actualmente. Entrará en vigencia el sábado a las 00.00 y se extendería, otra vez, por 15 días. El foco estará puesto en limitar la circulación en horarios diurnos con el propósito de reducir el ritmo de contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Anoche, Alberto Fernández convocó a Nicolás Trotta a una reunión de urgencia en la Casa Rosada. Allí le comunicó al ministro de Educación su postura de extender la suspensión de la presencialidad en el AMBA.

En tanto, el borrador que la Ciudad llevó a las negociaciones en la Casa Rosada se compone de cuatro puntos, según revelaron fuentes oficiales a este medio: clases presenciales para la primaria y el nivel inicial, secundaria a definir, restricciones en el sector de la construcción y home office para las actividades profesionales.

La gestión de Horacio Rodríguez Larreta avanzó en las últimas horas en su postura de sostener la presencialidad. Lo hizo a través del Procurador General porteño, Gabriel Astarloa, que presentó un escrito en el que sostuvo que el Ejecutivo decidió el regreso a la virtualidad en el AMBA de manera unilateral y en base argumentos inadecuados.

El Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, determinó más tarde que el DNU presidencial es inconstitucional. En una presentación ante la Corte Suprema, sostuvo que las razones esgrimidas por el Gobierno no son suficientes para legitimar la medida.

Así quedó el camino allanado para que el máximo tribunal resuelva el reclamo impulsado por la Ciudad de Buenos Aires en defensa de su autonomía para decidir el esquema educativo. Es el guiño que esperan en CABA para seguir sosteniendo las clases presenciales.

La estrategia de CABA en la negociación con Nación

Sin embargo, en la mesa de negociaciones con el Gobierno nacional, en la Ciudad barajan un plan de contingencia de cara a la definición de las nuevas medidas: que solo el nivel secundario regrese a la virtualidad. De esta forma, el inicial y el primario continuarían el ciclo lectivo en las aulas, lo cual es máxima prioridad en la sede de Uspallata. Y aspiran a que Alberto Fernández se incline por una búsqueda de equilibrio ante el extremo opuesto: la Provincia de Buenos Aires, que pide sostener un cierre total.

En la noche del jueves, en una entrevista con TN, Fernán Quirós dio un indicio en ese sentido. “No me gusta plantear el debate de manera tal que parezca que uno quiere imponerse al otro. Para mí la forma correcta de debatirlo es preguntarnos qué queremos evitar”, expuso el ministro de Salud de CABA.

“Dentro de la escuela, con los protocolos, los niños han tenido una baja cantidad de contagios. Si pensamos que los contagios ocurren en la periescuela, es decir en el transporte y en la circulación en la Ciudad, entonces discutamos cómo resolvemos eso”, profundizó Quirós. Y concluyó: “La escuela primaria genera muy poco transporte. Es una escuela muy barrial. La secundaria genera un poco más”.

Fuente: TN