Una de las jóvenes, que había viajado con su hijo menor de edad al país vecino, por cuestiones laborales, alertó el jueves pasado a sus familiares que estaba cautiva en la localidad boliviana de Potosí, donde era prostituida y maltratada, situación que también padecían otras dos mujeres, todas procedentes de Salta.

Luego de la denuncia de los familiares, la Unidad de Investigaciones Complejas y Procedimientos Judiciales Salta, de Gendarmería Nacional, geolocalizó la llamada y los mensajes de la víctima en Potosí y solicitó la intervención de autoridades judiciales de Bolivia. Entretanto, la joven que dio alerta volvió a comunicarse con su familia: les dijo que había logrado escapar del prostíbulo junto a otras dos mujeres y su hijo, dirigiéndose hasta la localidad boliviana de Villazón, siendo allí rescatadas. A la vez, los fiscales penales de Potosí realizaron una serie de allanamientos en esa ciudad y, en el lugar señalado por la víctima que dio la primera alerta, se rescataron otras dos mujeres más, también oriundas de Salta. Las autoridades bolivianas dieron a conocer la detención de dos presuntos implicados en una organización criminal de trata de personas transnacional.

El fiscal general Francisco Snopek, de la Unidad Fiscal Salta, lleva adelante la investigación en torno a esta red de trata que operaba a través de la modalidad de captación de mujeres en estado de vulnerabilidad, las cuales luego eran explotadas sexualmente.