Desde que la Legislatura dio dictamen para avanzar con el pedido de interpelación al ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, se avivó el fuego cruzado entre el manzurismo y el jaldismo.

De un lado se acusa al vicegobernador Osvaldo Jaldo de una alianza con el macrismo para cuestionar al Poder Ejecutivo. Del otro, piden al gobernador que “termine con la joda en serio”, luego de un polémico almuerzo que mantuvo con dirigentes y funcionarios en Pampa Mayo el pasado 1 de mayo. Luego aparecieron pintadas que vinculan a Jaldo con Miguel Ángel Pichetto, quien fuera compañero de fórmula de Mauricio Macri en las últimas elecciones presidenciales.

Tras esta situación, el vicegobernador apuntó directamente contra el manzurismo. “Me reservo el derecho de accionar legalmente contra el gobernador, responsable de todas estas operaciones bajas, rastreras, decididas y ordenadas por él. Es señal de que la figura de Osvaldo Jaldo en el peronismo no le es indiferente. Y tienen razón para tenerme miedo”, expresó con contundencia. Luego ironizó, “El locro del 1 de mayo les cayó pesado; no puede haber cosa más falsa que esa” declaró.

Posteriormente a estos cruces políticos, comenzaron las especulaciones. El jaldismo confía que el pedido de interpelación a Lichtmajer será uno de los temas a debatir en la sesión de mañana. Por su parte, el manzurismo afirma que si ese dictamen avanza el vicegobernador perdería el respaldo del gobierno nacional y que lo posicionaría “con un pie afuera del peronismo”.

Desde el bloque Lealtad Peronista, que es afín al gobernador Manzur, definirán en la mañana de este miércoles si asistirán o no al debate, aunque el “faltazo” los ayudaría a reforzar la teoría de la supuesta alianza entre el jaldismo y la oposición.

Mientras tanto, en los bloques opositores esperan que el dictamen de interpelación llegue al recinto, pero ante la presión interna que atraviesa el jaldismo, no descartan que haya cambios de último momento.

Ahora la atención estará puesta en lo que defina el bloque jaldista Justiacialismo de Todos, que cuenta con 20 miembros, algunos habrían comenzado a dudar de avanzar con la interpelación, mientras que otros están decididos a correr el riesgo y dar un golpe más a la fractura política local más resonante de los últimos tiempos.