Los ministros Martín Guzmán (Economía) y Eduardo de Pedro (Interior) convocaron formalmente hoy al jefe de Gobierno de la Ciudad, Horario Rodríguez Larreta, a un encuentro en Casa Rosada para «acordar criterios comunes en el proceso de traspaso de la Policía Federal, tal como fija la ley que aprobó en el Congreso el pasado mes de diciembre».

«Los titulares de Economía e Interior cursaron una nota al jefe de Gobierno para sostener la reunión este viernes en el Salón de los Escudos del Ministerio del Interior, en horario a confirmar, y ofrecieron como alternativa, en caso de que no pueda asistir, los días 17, 18 o 19 de mayo», precisó el ministerio del Interior.

En la misiva, ambos ministros recordaron: «Como se expresó en la audiencia convocada ante la Secretaría de Juicios Originarios de la Corte Suprema de Justicia, desde el Estado Nacional continuamos bregando por alcanzar puntos de acuerdo y reiteramos la invitación a un diálogo de buena fe, sobre la base del respeto a las instituciones y al federalismo».

Fuentes oficiales precisaron que los horarios en los que se invitó al jefe de Gobierno porteño a la sede del Gobierno nacional son «11.00, 17.00 o 18.00 horas», y en caso de que no pueda asistir mañana quedaría como segunda opción «el próximo 19 de mayo en los mismos horarios y el mismo lugar».

De esta manera, los ministros nacionales buscan cumplir con la obligación que fijó la ley que se aprobó en diciembre de 2020, la cual estableció el recorte de casi un punto de coparticipación a la administración porteña.

Se trata de fondos que le entregó a la Ciudad el ex presidente Mauricio Macri en 2016, con el objetivo de financiar la transferencia Policía Federal al Gobierno porteño.

El origen del conflicto

A poco de haber asumido el Gobierno en diciembre de 2019, el presidente Alberto Fernández había iniciado el diálogo con Rodríguez Larreta para renegociar los recursos que había asignado el exmandatario Mauricio Macri como fondos adicionales para la Ciudad por el traslado de la Policía Federal bajo su órbita.

Las negociaciones quedaron truncadas por la pandemia y avanzadas las etapas más restrictivas de aislamiento social, preventivo y obligatorio, estalló en territorio provincial un reclamo salarial de la Policía bonaerense que terminó con la asistencia del Gobierno nacional a la administración de Axel Kicillof.

Parte del anuncio que puso fin al conflicto con la fuerza de seguridad incluyó la decisión “unilateral”, según consideran en la Ciudad, de recorte de recursos a un distrito para dárselos a otro.

Así, en septiembre el Poder Ejecutivo, por decreto recortó a 2,32% los recursos que iban a las arcas porteñas, para destinarlo a los gastos bonaerenses. Por la modificación que había hecho Macri, la capital nacional recibía el 3,5% del total de los envíos federales. Hasta ese momento, la proporción era del 1,4%.

Para volver a reducirla, Alberto Fernández necesitaba del visto bueno del Congreso. El 10 de diciembre, con 40 votos positivos y 25 votos en contra, el Senado convirtió en ley la quita a la administración porteña de un 1,18% del dinero que recibe por parte del Estado nacional. Una semana antes había obtenido la media sanción en Diputados.

Desde entonces fueron varias las convocatorias que realizaron De Pedro y Guzmán al jefe porteño, pero la negativa fue incesante. A la de este viernes se suma la creciente disputa por las clases presenciales, que terminó con un fallo de la Corte Suprema a favor de la Ciudad.