En una reunión virtual, los integrantes de la mesa nacional de Juntos por el Cambio acordaron la estrategia para intentar frenar la aprobación de la reforma del Ministerio Público Fiscal en la Cámara de Diputados. Repasaron los votos, coincidieron en el objetivo de “visibilizar” el debate y en tratar de convencer a los legisladores que podrían acompañar al Gobierno en la votación o para reunir el quórum.

“Lo rechazamos porque es un intento más de quedarse con la Justicia. Sin fiscales independientes sólo se puede esperar falta de libertad y persecución a cualquiera que piense distinto”, expresaron en un comunicado titulado “Quieren quedarse con la libertad de los argentinos”.

El encuentro virtual estaba previsto para el miércoles, pero luego de la convocatoria del oficialismo al plenario de comisiones de Justicia y Asuntos Constitucionales para este martes Mario Negri -titular del interbloque de Diputados- pidió adelantarla.

“Lo rechazamos porque su tratamiento no es urgente y no responde a las verdaderas necesidades de los argentinos que sufren la inflación, la falta de vacunas, la pobreza y el desempleo”, también consignaron los referentes de Juntos por el Cambio, y agregaron: “Lo rechazamos porque una vez más quieren manejar la Justicia para garantizar la impunidad en causas que nunca pudieron explicar. Todos podemos dejar de ser libres con esta ley”.

Martín Lousteau había sugerido armar el comunicado lo más sencillo posible, María Eugenia Vidal propuso una redacción y Mauricio Macri fijó el eje central del título: “No hablemos solamente de la impunidad sino también de la libertad”. La reunión tuvo asistencia virtual completa de los integrantes de la mesa y se sumaron dos gobernadores radicales, el mendocino Rodolfo Suárez y el jujeño Gerardo Morales.

Buena parte de las conversaciones giraron sobre los votos del oficialismo para reunir el quórum. Horacio Rodríguez Larreta pidió estar encima del tema. Los referentes de Diputados calcularon que el Frente de Todos podría reunir entre 127 y 131: dos más o menos que el número clave de 129 para abrir la sesión. “Todavía no tienen el número pero están muy cerca”, evaluaron. En el plenario el bloque conducido por Máximo Kirchner buscará firmar el dictamen para dejar el proyecto listo para llevar al recinto.

“Con la oposición sola esta vez no alcanza, hay que levantar el tema e involucrar a la mayor parte posible de la sociedad”, plantearon los opositores. Durante la tarde, Negri se había comunicado con integrantes de la Asociación de Fiscales y de Magistrados para avanzar con el armado de una audiencia pública con exposiciones de juristas y académicos para darle visibilidad al debate.

El objetivo de Juntos por el Cambio será presionar a los diputados que no definieron sus posturas para que se sumen al bloqueo del proyecto o en caso de no hacerlo que aumente el costo político por acompañar al Gobierno.

Maximiliano Ferraro, Juan López y Maricel Etchecoin propusieron reinstalar en la discusión el pliego de Daniel Rafecas, el candidato a Alberto Fernández a la Procuración cuyo tratamiento nunca avanzó en el Senado. “Es evidente que ahí tienen otra contradicción y Cristina quiere otro postulante que pueda manejar”, consideraron.

El proyecto ya fue aprobado en el Senado y estaba frenado en Diputados, por los números más ajustados para el oficialismo. El Frente de Todos cuenta con 118 integrantes en esa Cámara, 11 menos de los necesarios para abrir la sesión.

A diferencia de su antecesora Marcela Losardo, cuestionada por el kirchnerismo entre otras cuestiones por no involucrarse para empujar la reforma, Martín Soria procuró impulsar el tratamiento y entabló negociaciones en las que propuso retoques para sumar votos, sin alterar la designación del Procurador con mayoría absoluta del Senado en lugar de dos tercios.

La reunión de Soria con José Luis Ramón, titular de un interbloque que suele acompañar al oficialismo, antes de la convocatoria al plenario encendió las alarmas en Juntos por el Cambio.

Referentes del interbloque de Diputados se comunicaron durante el fin de semana con los cuatro cordobeses que responden a Juan Schiaretti, los tres lavagnistas de Consenso Federal (Graciela Camaño, Jorge Sarghini y Alejandro Rodríguez) y los santafesinos Luis Contigiani y Enrique Estévez, entre otros.

Votos se buscan

El foco de los opositores también estará puesto en los tres misioneros, el rionegrino Luis Di Giácomo y la neuquina Alma Sapag, oficialistas en sus provincias y habituales aliados del Gobierno nacional. De concretarse la sanción, el Gobierno conseguirá reemplazar al Procurador interino Eduardo Casal, en el cargo desde el desplazamiento de Alejandra Gils Carbó en 2017.

“El Gobierno no puede agarrarse de la emergencia sanitaria, la incertidumbre por las vacunas y el miedo que eso provoca para ir por la Justicia. Si este proyecto se aprueba, están en riesgo no sólo la independencia de los poderes, sino el futuro y las libertades”, dijo Negri.

Como sin el aval de los vicepresidentes de las comisiones -por lo general opositores- no puede haber dictamen de modo remoto, la reunión del martes será presencial. Los integrantes de Juntos por el Cambio llegarán entre lunes y martes a Buenos Aires.

De la reunión también participaron Patricia Bullrich, Cristian Ritondo, Omar De Marchi y Humberto Schiavoni por el PRO, Alfredo Cornejo y Luis Naidenoff por la UCR y el peronista Miguel Pichetto.

https://twitter.com/marioraulnegri/status/1394086067456856

Negri subió más tarde a su cuenta de Twitter la explicación de que «si esta ley para quedarse con el control de los fiscales avanza, estará absolutamente quebrado el mínimo diálogo institucional que debe primar en un país que está en la más profunda de las crisis (4 % de inflación mensual, 50% de pobres y emergencia sanitaria por la pandemia)».

«El kirchnerismo quiere sacar el martes dictamen exprés de la reforma del Ministerio Público Fiscal. ¡La Justicia está en peligro!», había advertido en otro tuit el diputado cordobés.

Fuente: Clarín.