Ricardo Jaime, ex secretario de Transporte de la Nación preso por causas de corrupción desde abril de 2016, obtuvo la jubilación en la provincia de Santa Cruz, según informaron ayer desde la Caja de Previsión Social local.

Viviana Carabajal, vocal por los jubilados en dicha entidad, confirmó que, si bien se negó a firmar «dado la conducta indecorosa de la persona», no pudo objetar el proceso porque «se jubiló sujeto a derecho».

En declaraciones a la radio local FM News, Carabajal agregó: “Yo no soy ni juez ni abogado, estamos hablando que todos saben quién es, está preso en la penitenciaría de Ezeiza”.

Nacido en Córdoba, donde fue viceministro de Educación de José Manuel de la Sota, más de la mitad de sus aportes los hizo en Santa Cruz, donde inició sus trabajos para el estado en 1984 y ocupó varios cargos en la Gobernación de Néstor Kirchner.

Fue director de Catastro entre 1984 y 1987 y concejal por Caleta Olivia entre 1987 y 1991. Ya bajo el mando de Kirchner, en 1991 asumió como ministro Secretario General de la Gobernación, cargo que tuvo hasta 1996.

En el segundo mandato del expresidente, fue presidente del Consejo Provincial de Educación, entre 1996 y 1999.

Luego, tuvo su paso por su tierra natal para regresar en 2003 a los brazos de su amigo santacruceño, quien lo convocó al gabinete nacional como hombre de confianza, junto a Julio De Vido, otro símbolo de la corrupción k.

El medio local OPI Santa Cruz denunció que «mientras en 15 días Ricardo Jaime fue jubilado en la provincia hay docentes que hace 4 o 5 años que tienen tiempo cumplido y el expediente abierto en la Caja de Previsión Social, sin lograr que los jubilen».

Con 66 años cumplidos, según el portal santacruceño Winfo, a Jaime le reconocieron 16 años, 9 meses y 3 días de aportes a la Caja de Previsión Social, y otros 15 años, 2 meses y 21 días a la Anses.

OPI Santa Cruz, indicó que los últimos años correspondieron a un trabajo como bibliotecario en la cárcel.

La reacción de la oposición santacruceña

Conocida la noticia, la oposición santacruceña no hizo esperar su respuesta, y el diputado radical Daniel Roquel anunció que presentará un proyecto en la Legislatura local para cancelar el beneficio previsional de Jaime.

“Nos oponemos totalmente a que Ricardo Jaime, condenado por corrupción y principal responsable de la ‘masacre de Once’, se jubile por nuestra provincia». le manifestó el legislador al Diario Nuevo Día.

Para Roquel, esta decisión es «el colmo de los colmos», porque «mientras cientos de vecinos esperan hace años que la Caja de Previsión apruebe como corresponde sus jubilaciones, una persona que ha sido símbolo del robo y la pérdida de vidas por corrupción va a ser alcanzada por el beneficio de la jubilación”.

“Presentaremos un proyecto en la Legislatura para establecer que todas aquellas personas que hayan sido condenadas no puedan acceder a los beneficios de la jubilación en nuestra provincia”, aseguró el presidente de la bancada opositora.

Finalmente, Roquel indicó que «es momento que desde el Estado se predique con el ejemplo» y prometió no «avalar esta locura».

«Llegaremos hasta las últimas consecuencias para evitar esta decisión avalada y respaldada por el Gobierno”, concluyó.

Las causas por corrupción de Jaime

Ricardo Jaime fue secretario de Transporte entre 2003 y 2009, en las presidencias de Néstor y Cristina Kirchner. En 2015, se convirtió en el primer funcionario de la era K que admitió haber recibido coimas, lo que le valió una pena de un año y medio de prisión que sigue firme.

Con prisiones preventivas que se fueron prorrogando desde su encarcelación del 2 de abril de 2016, Jaime está afrontando actualmente cuatro juicios.

Entre ellos, se destacan el que es por enriquecimiento ilícito y el correspondiente a la compra de trenes chatarra a España y Portugal, También es uno de los apuntados por haber cobrado coimas en la «Causa cuadernos», por la cual está siendo investigado.

Por otro lado, ya fue condenado por robar pruebas de la causa que afronta por enriquecimiento ilícito y también por la Tragedia de Once, aunque su condena de 8 años no está firme en este caso.

Fuente: Clarín