El caso es investigado por la Unidad Fiscal de Delitos en Flagrancia III, cuyo titular, el fiscal Carlos Saltor, intervino en la audiencia junto al auxiliar de fiscal Francisco Galindez. Los investigadores del MPF le imputaron a Franco Gastón Hernández, de 28 años, el delito, bajo la calificación legal provisoria, de homicidio agravado en grado de tentativa, por ser cometido contra un miembro de la seguridad pública, policial o penitenciaria, por su función, cargo o condición, en calidad de autor.

Como medidas de coerción de máxima intensidad a los fines de garantizar el proceso, solicitaron el de la prisión preventiva por 120 días para culminar las medidas restantes en el marco de la investigación penal preparatoria (IPP) que lleva a cabo a UFI actuante y al considerar vigentes los riesgos procesales de peligro de fuga y obstaculización de la investigación. El pedido fue avalado parcialmente por la jueza interviniente, ya que la otorgó por el término de dos meses.

«El hecho investigado es grave, podemos decir que el agente se salvó porque tenía el chaleco antibalas puesto, ya que uno de los proyectiles impactó en el mismo. El imputado en este proceso intentó ocultarse, ingresó por un domicilio y fue pasando por dos más hasta esconderse debajo de la cama de su domicilio. También registra otros conflictos con la Ley penal si bien no tiene condena», remarcó el fiscal al analizar las características del hecho y la pena en expectativa.

«Consideramos la actitud desde un principio del imputado de entorpecer la investigación, deshaciéndose en un lugar del cargador y en otro lugar del arma que fue encontrada posteriormente y no al momento de la aprehensión del imputado», agregó en sus fundamentos,

El hecho

El suceso se registró, el martes 18 de mayo, cerca de las 16:00 horas aproximadamente, en el barrio Néstor Kirchner. Policías del 911 estaban ubicados en avenida Colón y Pérez Palavecino a los fines de hacer prevención en el lugar, ya que a una cuadra del lugar se estaba llevando a cabo un velorio y se estaban produciendo disturbios.

En ese momento una mujer les manifiesta que un sujeto estaba con un arma de fuego en la cintura en dicho velorio en la calle. A los pocos minutos se escuchan estruendos y los policías observaron a ese sujeto realizar disparos, por lo que los efectivos se acercaron al lugar y al llegar a la manzana 19 del barrio Néstor Kirchner, sobre avenida Colón, el sujeto que resultó ser Hernández, al ver que los efectivos policiales estaban muy cerca comenzó a realizar disparos hacia la humanidad e integridad de los policías.

Los efectivos repelieron la agresión disparando sus armas que tuvo como resultado que Hernández resultara herido en su antebrazo izquierdo, mientras que un agente recibió dos disparos en el chaleco antibalas a la altura del pecho y un disparo que le produjo una herida cortante en el cuero cabelludo en parietal derecho.

Inmediatamente el efectivo herido fue trasladado al hospital Padilla por su compañero. Luego del enfrentamiento Hernández herido salió corriendo e ingresó al domicilio de la zona. Personal ingresó con permiso de la dueña y del patio trasero se secuestró un cargador vacío de arma de fuego. Siguiendo las manchas de sangre finalmente aprehendieron a Hernández en otro domicilio, donde se encontraba escondido debajo de la cama de una de las habitaciones, por lo que fue aprehendido y trasladado al Padilla por estar herido, siempre ingresando a los domicilios con autorización de los propietarios.