Ayer, la ministra de Salud, Rossana Chahla, mantuvo una reunión con Víctor Zimmerman y Conrado Llapur, para dialogar sobre un proyecto de investigación que se realizará en la institución privada sobre una nueva vacuna contra el COVID-19.

Al respecto, la titular de la cartera sanitaria, dijo: “Para nosotros es un orgullo tener la visita del doctor Víctor Zimmerman, director de la Clínica Mayo y un profesional de una trayectoria muy reconocida. Hoy podamos decir que, conjuntamente con el director de Investigación que tiene la provincia, doctor Conrado Llapur, fue seleccionada su clínica para probar una vacuna que tiene que ver con el COVID”.

En este sentido, la funcionaria sostuvo que es un orgullo que una clínica de la provincia fuera seleccionada para este proyecto, porque llegar a cumplir con todos los requisitos para aplicar a este ensayo implicó un trabajo arduo de los profesionales.

“Estoy muy contenta de recibir la visita, me contaron que hace 48 horas les comunicaron a ellos que dentro de pocos días van a empezar a hacer este ensayo de Fase 3, de una vacuna que viene de un componente natural. Agradecerles, ponernos a disposición. La colaboración de lo público y privado es muy importante, y lo está siendo en este momento de pandemia ya que podemos sostener tanto el sistema público como privado la misma cantidad de pacientes que nos requieren, nos necesitan”, subrayó.

Luego, el director de Clínica Mayo, agradeció las palabras de la ministra y contó que este emprendimiento comenzó hace cuatro años con el departamento de Investigación, del cual está a Llapur.

“A los resultados se llega caminando y mostrando resultados. Definitivamente nos consideraron porque estamos llevando adelante muchos proyectos de investigación, nos vienen auditando permanentemente, porque este tipo de proyectos no se hace de forma indiscriminada. Siguen protocolos muy estrictos y vienen siendo auditados por los laboratorios y todos los estamentos que regulan estos protocolos de investigación. Estamos muy orgullosos”, señaló.

Llapur explicó que este proyecto de Fase 3 para vacuna de COVID-19, está pensado para realizarse en 30 mil voluntarios en todo el mundo. Es llevado a cabo por el laboratorio canadiense Medicago.

“Lo que tiene de particular esta vacuna es que se generan partículas similares a la proteína del virus, en plantas. Es una tecnología que están usando en vacunas de Influenza también. Las fases 1 y 2 dieron resultados provisorios con buen nivel de anticuerpos neutralizantes, con lo cual se aprobó para empezar la fase 3. Argentina está dentro de uno de los cinco países de Latinoamérica que se seleccionaron con Brasil, Colombia, México y Perú. Dentro de Argentina es un orgullo que Tucumán pueda participar dentro de este ensayo a través de Clínica Mayo”, detalló.

El estudio autorizado en el país, incluirá a pacientes de dos poblaciones: mayores de 18 años hasta 59 años inclusive, sanos o con comorbilidades. No pueden haber recibido una vacuna previa de COVID en ningún estudio, no pueden haber tenido COVID, y las mujeres no tienen que estar embarazadas.

La preinscripción para ser voluntario se realiza a través de la página de la Clínica Mayo (https://clinicamayo.com.ar/) en donde se completa un formulario. “Ya está aprobado por ANMAT, estamos esperando que ingresen las vacunas para poder empezar. En el corto tiempo empezaremos a citar a los pacientes, que calculamos será un número importante”, terminó.