Cuello de botella ¿sin carne a fin de año?

0

Luego de la devaluación post Paso se produjo un incremento de precios en la hacienda destinada al consumo interno, esencialmente ganado proveniente de Feedlots o engordes a corral, consecuencia del alto grado de incertidumbre del productor que al verse sorprendido por la inestabilidad cambiaria decidió postergar las ventas.

La suba promedió un 15%, sin embargo en el transcurso de los días, el consumo cayó notablemente con la natural consecuencia de caídas en los precios.

Siempre lo marcamos en la columna agropecuaria de Mañanas Informadas, acerca de la composición de los costos de alimentación de los animales engordados a corral y su relación íntimamente vinculada al precio internacional de los commodities, precio que se determina en los mercados internacionales además del tipo de cambio que tengamos en nuestro país.

Dichos commodities son esencialmente maíz y la soja, al devaluarse la moneda nacional un 25% el impacto en los costos es notoria. Sin embargo la imposibilidad de trasladar esos costos a los flacos bolsillos de los consumidores argentinos coloca a la actividad del engorde a corral en quebrantos, algunos estudios demuestran que según el tipo de hacienda las perdidas rondarían entre $2000-$2500 por animal.

Las consecuencias inmediatas de esta realidad es un retracción de las reposiciones de los feedlot, lo que provocaría un posible desabastecimiento para fines de este año. Aclaración importante, son números que incluso les falta algunos ajustes como ser amortización de maquinarias, costo de oportunidad , tasa de interés, etc , con lo cual a futuro el panorama es bastante complicado.

Por Carlos Federico Kohn 

Docente Universidad San Pablo T 

Magister Agro negocios Universidad Austral

Colabora Virginia Buyatti