La provincia de La Rioja atraviesa una fuerte crisis no sólo por el confinamiento estricto dispuesto en el marco de la pandemia del coronavirus sino también por una serie de audios vinculados a la administración del gobernador Ricardo Quintela. Los mensajes pusieron al descubierto un presunto manejo discrecional de los fondos destinados a la ayuda social como así también de la pauta publicitaria de la provincia.

La polémica se desató ayer cuando se filtraron unos polémicos audios del jefe de Gabinete provincial, Juan Luna Corzo, que rápidamente se viralizaron a través de las redes sociales.

En uno de los mensajes de Whatsapp, el funcionario, que es la mano derecha de Quintela, advierte que ya se envió a los comités de emergencia de los distintos municipios el dinero correspondiente a la compra de bolsones de alimentos, en el marco de la emergencia sanitaria y económica que afecta a La Rioja.

«A mi me dicen que los COE (comités de emergencia) departamentales no tienen bolsones. Che boludo les mandamos 400 lucas por semana y no tenes bolsones», dijo el funcionario en uno de los mensajes para agregar: «Pasa que los changos reciben la plata y la destinan para otra cosa, para otro fin».

Luego de indicar que esos fondos fueron desviados por parte de los intendentes, el funcionario comenta con tono de protesta: «Le mandamos una platita más fuerte para quelos changos reciban la plata y la destinan para otra cosa».

En otro tramo de la conversación, el jefe de Gabinete de La Rioja hace referencia al papel de los medios de comunicación y al manejo de la pauta oficial que otorga la provincia en el marco de la campaña. «Hay que inundar las radios porque a todas les pagamos», afirma Corzo en el mensaje.

Asimismo pide a la secretaria de Comunicación Pública, Luz Santángelo, que incremente la partida presupuestaria destinada a los medios de la provincia. «Hay que decirle a Luz que mande una platita más fuerte. Le mandamos una platita más fuerte para todas las radios del departamento para que hagan una buena campaña», dice el audio.

Las conversaciones fueron hechas en la intimidad de una reunión en la que participaron los principales funcionarios provinciales.

Según se informó, además de Luna Corzo, estuvo presente el ministro de Salud de la provincia, Juan Carlos Vergara, al que también se puede escuchar en los audios.

El encuentro tuvo lugar en la Casa de Gobierno de La Rioja, horas antes de la videoconferencia que Ricardo Quintela compartió con el presidente Alberto Fernández y el resto de los gobernadores, el pasado 20 de mayo.

Para el gobernador Ricardo Quintela se trata de «una conversión entre amigos»

El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, trató de relativizar el escándalo al sostener que los controvertidos audios «son conversaciones normales» que se tienen dentro del gabinete provincial cuando están «en confianza».

«Un gabinete cuando tiene que tomar decisiones, hace evaluaciones, se hacen análisis, se habla como se puede estar hablando en una rueda de amigos hasta que se llega a una conclusión», resumió el mandatario provincial, para aclarar luego que «en la comunicación con la sociedad se habla de una manera diferente».

Tras conocerse los audios, Quintela insistió que la situación se dio «entre compañeros conversando» y, según indicó, se estaba «estableciendo cuáles son los mecanismos que se iba a utilizar para resolver los problemas y se evalúan los pro y los contra».

«Es una conversación normal. No hay ningún delito en tener una conversación normal entre los compañeros y esto es lo que es», repitió el gobernador, para agregar luego que el gabinete está integrado por «ciudadanos comunes y corrientes con responsabilidades» que les otorgó la ciudadanía de «conducir los destinos de la provincia».

«Lo estamos haciendo de la mejor manera posible. Seguramente con muchísimos errores, que los tenemos, y muy pocos aciertos, pero tratando siempre de trabajar por el bien común y sin perjudicar a nadie, por lo menos de forma deliberada», completó el gobernador.

La reacción de los intendentes

El audio de Luna Corzo en el que acusa a los intendentes de cierto manejo de los fondos destinados a la asistencia social provocó la reacción de los alcaldes.

El viceintendente de La Rioja capital, Guillermo Galván, se refirió a los dichos del jefe de Gabinete provincial, que se viralizaron en las redes sociales, y advirtió que lo afirmado por el funcionario se encuadra en un delito.

“Mandar 400 mil pesos y que los muchachos, en relación a los intendentes, le dan otro destino, es delito, eso es malversación de fondos”, aseguró Galván en declaraciones a Multiplataforma Fénix.

Además, expresó que el hecho de “mandarle una plata más fuerte a los medios, es otro delito, ya que se encuadra en lo que es la extorsión”. El viceintendente también estimó delictivo avalar que intendentes del interior participen en fiestas clandestinas.

Ante todas estas situaciones, instó a que “los fiscales actúen de oficio”.

En tanto, el intendente del departamento General Belgrano, Carlos Romero, rechazó la versión de Luna Corzo. “Tengo que salir a decir que nosotros no recibimos absolutamente nada. Jamás hemos recibido 400 mil pesos por semana para el covid”, aseguró. «Aquí no ha ingresado esa plata”, insistió en declaraciones a Radio Ciudad de Olta.

Romero reclamó que el propio jefe de ministros o alguien del gobierno salga a aclarar la situación. «Ya lo hablé y me pidió disculpas, pero quiero que lo hagan público”, agregó.

Marcha, bronca e incidentes en una protesta contra el gobierno provincial

En medio un tenso clima social, una multitud se movilizó con la intención de concentrarse en el centro de la ciudad de La Rioja para manifestar su rechazo a las medidas dispuestas por el Gobierno provincial en el marco de la pandemia.

La protesta estaba prevista para las cinco de la tarde, pero el Gobierno de la Provincia dispuso cientos de efectivos policiales más personal del COE (comités de emergencia) para cerrar todos los accesos a la Plaza 25 de Mayo, ubicada frente a la gobernación.

Como consecuencia hubo enfrentamientos entre la policía y los manifestantes. Incluso se denunció que personal de los COE golpearon a los manifestantes que intentaban pasar.

Las personas que lo lograron pasar los controles de todas formas no pudieron marchar pero manifestaron su descontento.

Previo a la manifestación, el gobernador había declarado que «si alguien convoca a una marcha sabe que comete un delito, en términos de la preservación de la vida vamos a aplicar la ley, y vamos a ser implacables».