Un policía de civil y de franco de servicio abatió anoche a un delincuente cuando este le robó el teléfono celular en el barrio porteño de Saavedra.

Fuentes policiales informaron que el hecho se produjo en la calle Superí al 4300 cuando el asaltante, según el relato de testigos, le robó el aparato y escapó.

«El oficial le dio la voz de alto y se produjo un enfrentamiento entre ambos, en el que el delincuente terminó abatido», detallaron los voceros consultados. El ladrón recibió un balazo en el pecho que le provocó la muerte.

Posteriormente, vecinos revelaron que se escucharon «tres o cuatro tiros», debido al enfrentamiento que se produjo entre uniformados y familiares del delincuente abatido.

Agentes de la comisaría vecinal 12 A de la Policía de la Ciudad llegaron al lugar luego de recibir un llamado al 911 en el que se indicó que se había producido un enfrentamiento armado en la zona.

Allí encontraron a un hombre, no trascendió la identidad, con una herida de bala en el pecho.

Según las fuentes policiales, se trataría de una compra pactada por redes sociales de un teléfono celular y en el encuentro, el vendedor, que era el oficial que estaba de franco, fue sorprendido por el comprador, que era el delincuente.

Justamente, este último dio a conocer su intención de robo sustrayendo el equipo y efectuando dos disparos en su huida.

En ese momento, el efectivo repelió la agresión y un disparo le impactó al ladrón en el pecho, ocasionándole la muerte, por lo que se solicitó presencia del SAME, cuyo médico constató el fallecimiento del delincuente.

Al realizar consulta con el Juzgado Criminal y Correccional número 12, a cargo de Elizabeth Alejandra Paisan, ante la Secretaría 137 de Julio Andrés Herrera, se dispuso darle intervención a la Policía Federal.

Según fuentes policiales, una vez conocido el hecho hubo incidentes en el barrio Villa Mitre, donde vivía el ladrón.

«Llegué a la esquina, estaba lleno de patrulleros y muchos policías. Los vecinos me contaron que habían matado a un ladrón», relató un vecino de nombre Gastón al canal Todo Noticias (TN).

En ese sentido, agregó que luego volvió a su casa y allí escuchó las detonaciones, que habrían sido parte de un enfrentamiento posterior entre los agentes y los familiares.

Por su parte, la esposa del delincuente abatido aseguró que él «no tiene arma» y que el hecho se trató de un caso de «gatillo fácil».

«¿Creen que mi marido sería tan pelotudo de robarle a un policía?. Para mí fue gatillo fácil. Dijeron que estaba armado y él no tiene armas. No tenemos ni siquiera un arma. Que revisen a fondo en mi casa y no van a encontrar nada», sostuvo la mujer en declaraciones al canal Telefe.

Asimismo, agregó: «No me dejaron reconocer el cuerpo. Le pudieron haber plantado el arma. Se están cubriendo porque se mandaron una cagada. Esto fue gatillo fácil».