La inscripción al Programa de Recuperación Productiva II (Repro II) finalizará este martes al final del día, para las empresas como así también para los monotributistas y autónomos. Durante la jornada, tendrán tiempo de anotarse través de la página web de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), para los salarios devengados en mayo.

Según precisó el Gobierno, hasta abril la inversión en el Repro II superó los 19.000 millones de pesos.

Con estos fondos fueron asistidas 19.917 empresas a través del pago de parte de los salarios a un universo de 544.210 trabajadores en todo el país.

En esta oportunidad, además de los empleadores que ya estaban contemplados en el programa, se pueden inscribir los independientes sin empleados o con una nómina salarial de hasta cinco trabajadoras y trabajadores.

Estos pueden encontrarse en los sectores de gastronomía, turismo, transporte, industrias culturales, actividades deportivas y de esparcimiento, comercio de rubros no esenciales, servicios personales (peluquerías, centros de belleza) y de ramas esenciales cuya facturación haya sido afectada.

Para poder acceder al beneficio, los monotributistas y autónomos deberán contar con al menos dos aportes en los últimos seis meses en sus respectivos regímenes y deberán presentar una reducción de la facturación mayor al 20% en términos reales, entre el 1 y el 31 de mayo de 2019 y del 1 al 24 de mayo de 2021.

El promedio de empresas de sectores críticos, no críticos y de salud, beneficiarias entre enero y marzo fue de 9.700, cubriendo a casi 312.000 trabajadoras y trabajadores por mes en promedio, con una inversión mensual superior a los 4.100 millones de pesos.

En abril, el programa volvió a ampliarse para incluir a los trabajadores y trabajadoras monotributistas y autónomos del sector gastronómico.

En ese mes, la asistencia alcanzó a más de 13.000 empresas y 330.000 trabajadores y trabajadoras, con una inversión de más de 5.000 mil millones de pesos.

En mayo, se decidió incrementar el monto del salario complementario para los sectores críticos y de salud de 18.000 a 22.000 pesos y se eximió del pago de las contribuciones patronales a las empresas beneficiadas de los sectores críticos.