Si se siguiera al pie de la letra ese documento, eso significaría que se permitirán salidas de 6 a 18 y únicamente para el abastecimiento y circulación de trabajadores considerados esenciales. Sin embargo, en los últimos días varios municipios acordaron un semáforo más flexible.

En rigor, la vuelta al confinamiento estricto dura todo el fin de semana y comprende al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y a casi todos los distritos de todas las provincias de la Argentina, debido a la situación epidemiológica.

Esto implica que quedan suspendidas las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas en forma presencial. No obstante, sí están habilitados los comercios esenciales, con envío a domicilio y con la modalidad para llevar. El transporte público seguirá siendo de uso exclusivo para los trabajadores de tareas esenciales y solo se permitirá el tránsito en el municipio de residencia.

Hasta ahí, a grandes rasgos lo que establece el decreto. Los autoridades tucumanas anticiparon que controlarán que no se realicen ni reuniones de personas, ni concentraciones, ni prácticas recreativas grupales. También verificarán que no se circule fuera de los límites de la jurisdicción en que uno vive, dijeron. Es decir, que respetarán el decreto presidencial al que se adhirió la Provincia.

No obstante, habrá oferta gastronómica. En San Miguel de Tucumán, los restaurantes y los bares, con las debidas medidas de aforo y distanciamiento, podrán abrir el viernes, el sábado y el domingo hasta las 22. Así lo anunció el intendente Germán Alfaro, después de una reunión que tuvo ayer con el gobernador Juan Manzur. Además, el decreto municipal permite la actividad comercial entre las 9 y las 15 de este sábado.

La misma postura había tomado dos días antes el intendente de Yerba Buena, Mariano Campero, quien autorizó la atención al público de 7 a 22, con un aforo del 30% en su interior y un 50% en su exterior. Debido a esta extensión horaria, en general podrán circular por sus calles desde las 6 y hasta las 22.30. Además, estos residentes cuentan con la venia de sus gobernantes directos para la realización de actividades deportivas al aire libre con un número máximo de cuatro personas (lo que en los hechos, ya se venía dando). También en esta ciudad está permitida la actividad comercial, que debe darse hasta las 21.

Fuera del Gran Tucumán también ha habido permisos, debido a la asfixiante situación económica que han manifestado los trabajadores del sector gastronómico. El jefe municipal de Concepción, Roberto Sánchez, resolvió igualmente habilitar el funcionamiento de las confiterías hasta las 22, con hasta cuatro personas por mesa, un distanciamiento de dos metros entre mesa y mesa y un aforo reducido.

Por último, La Banda del Río Salí fue el primer municipio en permitir que los comercios no esenciales puedan abrir. Esto incluía tiendas en general, peluquerías, gastronomía, etcétera.

En conclusión, mañana y el domingo seguirán prohibidas las reuniones familiares, sociales, deportivas y religiosas, básicamente. Sin embargo, el comercio, los restaurantes y bares podrán funcionar. En las próximas horas se conocerá un decreto provincial en el que habría más detalles pero para la semana que comienza el lunes; en particular para darle mayor previsibilidad a los comercios no esenciales, como salones de belleza, galerías y shoppings, por ejemplo. Durante los últimos nueve días de confinamiento, su funcionamiento fue dispar. En general, las peluquerías estuvieron trabajando con turnos y algunos locales dentro de los grandes centros comerciales tuvieron sus puertas abiertas, luego del segundo o tercer día de vigencia de las medidas.