Según el último informe de la consultora Ecolatina, la inflación fue de 3,4% en mayo, lo que implica que se desaceleró 1 punto porcentual respecto al mes anterior. De esta manera, subió 20,4% en los primeros cinco meses del año y marcó la variación acumulada más alta desde 2016. En la comparación interanual exhibió un aumento de 45,9%.

«Para los primeros seis meses del año, esperamos que la inflación acumule una suba en torno al 25%, lo cual representa una inflación mensual promedio de casi 4% entre enero y junio. Con estos números, y como consecuencia de una inflación que se desarmó más lento de lo esperado en el primer semestre, proyectamos que la suba de precios rondará el 47% anual en 2021», aseguró el informe.

La inflación en los últimos 6 meses

Esta cifra implica que habría una paulatina desaceleración en los últimos seis meses del 2021. «La suba de precios debería ser de 2,7% promedio mensual entre julio y diciembre para alcanzar el 47% anual. El ancla del tipo de cambio y mínimos movimientos en precios regulados ayudarán en este fin pero postergará ajustes pendientes para 2022», completó la proyección a los próximos meses, Ecolatina.

La inflación de mayo, sector por sector

En el desglose por sectores, solo 3 de 9 se ubicaron por debajo del 3%. «Si bien esta proporción representa una cifra menor en comparación al mes anterior, cuando solo 2 capítulos se habían ubicado por debajo del 4%, no deja de resultar llamativo: como consecuencia de la elevada inercia que está teniendo el proceso inflacionario, la inflación se volvió más homogénea y la mayor proporción de los precios crece a un ritmo entre el 2,5% y 4%», amplió la consultora.

La inflación núcleo creció 3,5% en el mes, destacó el informe, lo que «muestra con mayor precisión la inercia de los precios». Trepó 49,4% en la comparación interanual y 21,9% en el acumulado en el año, por lo que mostró la mayor variación para los primeros cinco meses desde el 2002. Al interior, la diferencia entre la evolución de precios se achicó: los precios de consumo masivo crecieron 3%, mientras que el resto subió 3,8%.

Por su parte, los precios regulados, subieron 3,7%, tras la suba de la electricidad, combustibles, prepagas y educación. De esta manera, acumuló una suba de 17,1% en lo que va del año y de 28,5% en los últimos doce meses. Por último, los precios estacionales crecieron solo 1,3%, «lo cual ayudó a la desaceleración en el nivel general, como consecuencia de la menor evolución de frutas y verduras», informó Ecolatina.

Atención médica y gastos para salud, lo que más aumentó

El sector que mayor variación mostró fue Atención médica y gastos para la salud (+4,8%), como consecuencia del incremento de prepagas y aumentos en medicamentos. Por su parte, Educación (+4,4%), Indumentaria (+3,9%) y Transporte y comunicaciones (+3,8%) fueron otros de los sectores que se ubicaron por encima del nivel general.

En cuanto a los precios de alimentos y bebidas se incrementaron un 3,3%. El sector perforó el 4% por primera vez después de 6 meses consecutivos. «Se ubicó 0,1 punto porcentual por debajo de la inflación y desacelerándose 0,8 punto porcentual respecto al mes anterior», explicó el informe.

«La menor evolución se concentró en la segunda quincena del mes (+2,9% en la segunda vs +3,8% en la primera), como consecuencia de la moderación en la dinámica de frutas (manzana y cítricos, fundamentalmente), verduras y determinados bienes de consumo masivo. A contramano, la variación de carnes continuó elevada (en torno al 6%) y se aceleró en la segunda parte de mayo, mientras que otros bienes de consumo masivo, como lácteos, mostraron una dinámica elevada en ambas quincenas», completó Ecolatina.