La llegada de los subsidios nacionales al transporte público permitió que los 3.600 trabajadores reciban una cuota a cuenta del sueldo de mayo, por $ 30.000, y así clausurar la amenaza de huelga en casi todas las líneas de transporte público de la provincia. Tres firmas, sin embargo, mantienen deudas con sus trabajadores, por lo que están de paro.

La línea 8 no brinda servicio desde ayer a las 14, porque no abonó la cuota a sus trabajadores. La línea 18 se encuentra, a su vez, con servicio restringido. El servicio urbano es explotado por tres empresas que conforman una Unión Transitoria de Empresas. Dos de esas firmas todavía deben ítems salariales de abril: Transportadora Villalba y Tucumán Santiago.

“La llegada de los fondos de la Nación permitieron abonar una cuota del sueldo de mayo. Esperamos que esta semana se produzca el pago de los subsidios provinciales para pagar la totalidad de los sueldos. Lamentablemente esas tres firmas no abonaron y están de paro”, explicó César González, secretario general de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Respecto al conflicto por la paritaria nacional, González explicó que se resolvió un nuevo cuarto intermedio en la reunión entre las empresas de las provincias, UTA y los ministerios de Trabajo y de Transporte de la Nación. El gremio reclama que los trabajadores de las provincias reciban el mismo incremento que el otorgado a los choferes de las firmas del Área Metropolitana de Buenos Aires: 37%. Las empresas de las provincias aclaran que no pueden equiparar la suba a menos que la Nación aumente los subsidios al sector para cubrir la paritaria, como hizo en AMBA. En el encuentro, Transporte solicitó información sobre la situación del transporte en cada distrito para analizar posibles soluciones. Si bien se baraja incrementar un 30% los fondos para las provincias, las firmas solicitan el retorno del subsidio al combustible que nunca fue cesado para las firmas del AMBA.

Fuente: La Gaceta