A pesar de que Pfizer la desmintió de inmediato, la presidente del PRO y ex ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich intenta sostener la denuncia mediática que lanzó contra el gobierno de Alberto Fernández y de la que se despegaron hasta los propios macristas.

Bullrich había asegurado en distintos medios de comunicación y en sus redes sociales que Pfizer y el Gobierno no habían llegado a un acuerdo para la compra de vacunas contra el coronavirus Covid-19 porque desde la Casa Rosada les habían exigido el pago de un «retorno».

Aunque jamás presentó la denuncia ante la justicia, ni aportó pruebas y hasta Pfizer desmintió esa versión, Bullrich sigue en su anhelo por instalar una nueva Fake News como forma de hacer campaña política y sostiene, siempre mediáticamente, su denuncia.

Ante este escenario el presidente Fernández decidió iniciarle acciones legales a Bullrich y este viernes tendrá lugar la primera audiencia de mediación. Según indicó Gregorio Dalbón, el abogado que representa al Presidente, se tratará meramente «de una cuestión formal» ya que Bullrich aseguró que ratificará sus dichos, que aportará pruebas y que no se rectificará. Aseguró así que la demanda contra Bullrich seguirá su curso.

«He instruido a mis abogados que el próximo día lunes inicien las acciones legales pertinentes contra quien ha lanzado tan vergonzosa difamación», había advertido el Presidente en su cuenta de Twitter ante el intento de Bullrich de instalar una nueva operación mediática. Y siguió: «La convivencia democrática no puede autorizar que la injuria y la mentira se conviertan en una práctica admitida».

Al respecto advirtió en declaraciones a Radio 10 que «en ningún país del mundo se toleran tamañas imputaciones lanzadas con tanta liviandad, sin que ello no apareje la inmediata reacción social y de quienes fueran realmente injuriados. La angustia que la pandemia genera en nuestra gente no tolera tanta irresponsabilidad. Que me critiquen por las medidas que tomo es parte de la democracia que me atribuyan delitos no, porque no los cometo».