El legislador y presidente de Fuerza Republicana, Ricardo Bussi, decidió no esperar más y lanzó su candidatura senador nacional para las próximas elecciones intermedias del mes de noviembre. Han pasado ya nueve meses, «todo un parto», sin definiciones sobre su inclusión a la fuerza opositoria que se teje desde Juntos por el Cambio y Bussi ya no está dispuesto a seguir esperando el llamado.

«Es evidente que la cúpula de la Unión Cívica Radical no nos quiere. Temen que en una interna me quede con el sello de Juntos por el Cambio, que es lo poco que pueden exhibir», afirmó el titular de FR, quien agregó que «no podemos estar sometidos a los caprichos de un par de dirigentes y por eso hemos lanzado nuestra campaña la semana pasada, a fin de posicionar al partido».

En el caso de poder participar en un acuerdo opositor, Bussi señaló que depondrá cualquier candidatura priorizando el armado de oposición «para pararsele al gobierno y hacerle una oposición seria».

Para el legislador republicano, la pelea «irresponsable» del gobernador Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo, representa una oportunidad importante para la oposición al considerar que «esa relación se fracturó para siempre, han detonados todos los puentes». Bussi admitió que «no recuerdo otro antecendente de una pelea tan virulenta y agresiva entre una fórmula gubernamental. No hay manera de regresar después de las cosas que se han debatido en el recinto de la Legislatura y de las acusaciones de ambos sectores, donde algunos se dicen narcotraficantes y otros se dicen delincuentes».

Surgen entonces para la oposición «una oportunidad muy importante (pensando en el 2023) parecida a lo que ocurrió en las elecciones provinciales de 1995 cuando FR ganó la gobernación al peronismo por la pelea entre Olijela del Valle Rivas (la candidata a gobernadora) y Julio Miranda, pero en ese momento había una oposición fuerte, unificada en la figura de mi padre (Antonio Domingo Bussi)».

Por ese motivo, Ricardo Bussi manifestó que «hoy la tarea es unificar a la oposición y establecer un liderazgo unívoco para que no se dispersen los votos, como viene ocurriendo hace ya varias elecciones beneficiando al peronismo».