El ex presidente Mauricio Macri habló sobre la interna del PRO, señaló que en el cierre de lista «se ve lo peor, las miserias humanas» y reveló que en la reciente reunión de la Mesa Nacional advirtió que el electorado espera «ver solidez y un Juntos por el Cambio compacto».

«Siempre los cierre de listas son complicados. También ahí se ve lo peor, las miseria humanas. Hay mucha angustia y preocupación en los argentinos», apuntó Macri en una entrevista concedida al programa Verdad Consecuencia, que se emite por TN.

Si bien el ex mandatario evitó hacer definiciones sobre las candidaturas reconoció que el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, «está muy bien posicionado» para las elecciones presidenciales de 2023.

Cuando le preguntaron quién era mejor candidato para la provincia de Buenos Aires y le dieron como opciones a elegir entre María Eugenia Vidal, Facundo Manes o Diego Santilli, el referente del PRO respondió: «Antonia» en referencia a su pequeña hija.

Sin embargo, Macri enseguida agregó que «quería que fuera Vidal, por sentido común». «No voy a opinar sobre si Vidal es mejor candidata», aclaró.

Comentó que en la reunión partidaria expresó que «el día después de las PASO» todos los integrantes de Juntos por el Cambio estarán en una sola lista. «No da para pensar que uno es más importante que el conjunto. Juntos por el Cambio es más importante que cualquier de sus individualidades», remarcó.

Asimismo señaló que para «ayudar» en la discusión por las candidaturas hizo un aporte diciendo que no iba a ser candidato en las próximas elecciones legislativas. «Me querían convencer ya desde el año pasado que tenía que ser candidato a diputado en la ciudad de Buenos Aires», confió.

Consultado sobre la posibilidad de que le pidan que integre la lista en estas elecciones, Macri contestó que eso «sería un fracaso enorme» de la coalición opositora y manifestó que en lo personal sería «una desilusión enorme».

Respecto de la posibilidad de que Sergio Massa, actual presidente de la Cámara de Diputados, sea tentado a incorporarse a JxC, el ex jefe de Estado recordó que el legislador estuvo «en la oposición en algún momento», pero desestimó la posibilidad de convocarlo ya que «no comparte nuestros valores claramente».

Sin embargo, Macri tiró algunos nombres para sumar a la coalición, entre los que mencionó a «Manes, El Dipy, todos los que sientan que tienen para aportar».

«El kirchnerismo nunca se fue»

En la extensa entrevista, el ex presidente habló de su gestión y aseguró que el kirchnerismo «nunca se fue» del centro del poder y, por eso, remarcó que «está elección es tan importante porque está en juego nuestra libertad».

El referente del PRO advirtió que «si ellos (por el oficialismo) avanzan», tendrán mayoría y la Argentina se queda «sin procurador independiente, todo el mundo va estar en libertad condicional».

Al analizar la llegada de Alberto Fernández a la presidencia, Macri indicó que «algunos apostaron mucho a que iba a haber diálogo», pero aclaró que «otros no creyeron mucho en eso». «No creí mucho porque conocía a los personajes en cuestión. La ilusión la tenía y por eso avale que haya gente y puentes», expresó.

En este contexto se jactó de haber finalizado el gobierno después de 92 años que nadie terminaba con el peronismo en la oposición. «Encima con esta versión salvaje del peronismo, muy antidemocrático, que es el kirchnerismo», agregó.

Incluso ironizó que durante su gestión tenía a «la señora Kirchner que manejaba el disc jockey y el catering». «Este cuento de que por culpa nuestra volvió… nunca se fue, ella manejó siempre la mayoría de la Cámara de Diputados, de Senadores, los gobernadores, los intendentes y los gremios».

«El kirchnerismo tenía el dominio del sistema. Nosotros entramos como por una ventana porque apareció Aníbal Fernández y torció la realidad. Si hubiese habido otro candidato a gobernador jamás hubiese llegado a presidente», indicó.

Y al analizar puntualmente su gestión de gobierno, Macri expresó: «Hicimos muchas cosas buenas y otras que no funcionaron, pero fue el prologo del cambio. Si hacemos un buen ’21, viene un ’23 totalmente distinto al ’15 y a partir de ahí arrancan 20 años de crecimiento, sin populismo y con trabajo».

En este tramo de la entrevista el referente del PRO insistió con la importancia de las próximas elecciones legislativas. «Si en esta elección nosotros no ponemos un límite y hacemos una buena elección, con las mayorías especiales van a alterar todos los sistemas», aseveró.

Macri relativizó la polémica generada por la visita de jueces a la Quinta de Olivos cuando era investigado por corrupción. «No hablemos en plural, un juez que arrancó porque tenía un compromiso con el Código Penal, hizo una propuesta del Código muy buena, jugó al tenis simultáneamente varias veces conmigo porque teníamos amigos en común», respondió.

El empresario aseguró que no participó jamás en las causas iniciadas contra la vicepresidenta. «Pero de ahí a todo ese cinismo del lawfare que no se lo cree nadie. Todas las causas del kirchnerismo empezaron antes de que yo llegue. Jamás me metí en la Justicia», insistió.

Consultado sobre si tiene miedo de ir preso, el ex jefe de Estado contestó: «La realidad es que la persecución que han hecho contra mi familia nunca se ha visto».

Respecto a si le atemoriza la posibilidad de que el kirchnerismo intente meter preso a alguno de sus hijos, Macri aseguró que «no van a poder», aunque consideró que desde el oficialismo «lo que están haciendo es agredir y calumniar».

«Por otra parte, son ciudadanos impecables que ustedes ni conocen. Son los pocos hijos del presidente que nadie conoce porque jamás hicieron uso de ser hijo de presidente», añadió.

Macri también respondió a la reciente ironía de Alberto Fernández, quien en una crítica a la oposición dijo: “Ahora me piden que consiga la segunda dosis de veneno», en referencia a las quejas por la escasez de las segundas dosis de la Sputnik V.

«Hicieron todo mal, lamentablemente. El mínimo sentido común es comprar todas las vacunas, y el gobierno no explicó por qué no compró ninguna de las americanas», enfatizó el ex presidente.

Ademas reiteró sus críticas a la política de aislamiento al sostener que «esta cuarentena eterna fue un disparate absoluto». «Lo que hemos vivido en este ultimo año y medio es una pesadilla que parece no terminar», remató.