El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, consideró que «lo que se paga de impuestos en la Argentina es algo razonable», aunque reconoció que la presión tributaria está «un poquito más arriba» que la de otros países en desarrollo.

«Hay un dogma que dice que si bajan los impuestos, crece la inversión. A veces se da y a veces no. Nuestra mirada es trabajar sector por sector», enfatizó el funcionario. Según Kulfas, en la Argentina «creo que se pagan impuestos, en términos internacionales, algo razonable. Un poco más debajo de muchos países desarrollados, un poquito más arriba de otros países en desarrollo».

En ese sentido, señaló que el país tiene un sistema de salud y de educación distinto a los de la región: «son cosas que cuestan dinero y generan costos y beneficios», resaltó. Por otra parte, Kulfas dijo que «se sigue hablando de que se fue Falabella y no de las inversiones que se han realizado en este tiempo».

«La industria Argentina hoy está creciendo como pocas en el mundo. Europa tiene toda su industria en retroceso, América Latina tiene industrias creciendo pero menos que Argentina», aseguró el funcionario, en declaraciones a un canal de noticias.

El ministro manifestó que esta semana «se anunció una inversión en Chaco con 1.000 empleos nuevos, hace unos meses Globant anunció una inversión en Tierra del Fuego. Hoy hay 9.000 búsquedas activas en empresas grandes, medianas y pequeñas, nacionales e internacionales en el país».

Sobre el clima social que se vive en la Argentina, comentó: «el Gobierno generó el salvataje más grande de la historia que fue el programa ATP. Durante algunos meses pagamos la mitad del salario de la mitad de los trabajadores del sector privado. Fue una cosa inédita».

«Se ha reforzado mucho la política social. La Tarjeta Alimentar ha sido una herramienta importantísima. Hay un trabajo permanente donde el objetivo central es la producción y el trabajo y en el medio estamos trabajando el tema social porque hay gente que la está pasando mal y necesita una solución hoy», subrayó.