Primero se consultará cuál es el sexo de nacimiento, entre los cuales hay que elegir o mujer o varón. E inmediatamente después, cómo se considera la persona de acuerdo con su propia identidad de género. Allí se podrá optar entre mujer, varón, mujer trans, varón trans, otro o ignorado. De la pregunta habitual y binaria a un universo de seis opciones diferentes, el censo 2020 incluirá la noción de identidad de género.

Esta inclusión fue pedida formalmente en enero pasado por organizaciones LGBTI+ (lesbianas, gay, bisexuales y transexuales e intersex) y recogida por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), que la incluyó en los cuestionarios básicos y extendidos.

Para Martín Canevaro, miembro del colectivo 100% Diversidad y Derechos, que participó de las reuniones con el Indec, es de vital importancia que el censo incluya la identidad de género, porque hasta ahora la recopilación de datos sobre la población travesti/trans sigue siendo un esfuerzo de la sociedad civil.

Hasta el Censo 2010, si se indicaba tener un cónyuge o pareja del mismo sexo, el programa estadístico lo leía como “una inconsistencia” y la descartaba.

Los censos se realizan cada 10 años y recogen las ideas de cada época. Hoy se consulta acerca de la identidad de género, pero hasta 1970 solo se les preguntaba a las mujeres casadas o viudas la cantidad de hijos que tenían; las madres solteras no estaban contempladas.

Ahora la información más específica podrá incluso conocer distintos modelos de familia.

El censo 2020 sumará también preguntas sobre autorreconocimiento étnico, que buscan detectar pueblos indígenas y afrodescendientes. Otro signo del cambio de los tiempos: el primer censo nacional, hecho en 1869 durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento, no incluyó a la población originaria. Simplemente la estimó.

El próximo censo también preguntará por primera vez el número de DNI y el nombre de la carrera universitaria de grado o terciaria que se completó. Desde el Indec informan que estas son de carácter estrictamente confidencial y resultan imprescindibles para continuar avanzando en la reconstrucción y modernización de la infraestructura estadística del país. El instituto prevé censar a la población el miércoles 28 de octubre de 2020 con unas 700000 personas que recorrerán todo el país.

Fuente: La Nación