El presidente Alberto Fernández encabezó una ceremonia en homenaje a los fallecidos por el coronavirus, a la que fueron invitados representantes de los diversos credos del país, de los trabajadores esenciales, gobernadores y el jefe de Gobierno porteño.

En el Centro Cultural Kirchner, el primer mandatario dirigió unas palabras a la sociedad argentina tras este año y un trimestre de pandemia.

Las palabras del Presidente tuvieron el objetivo de realizar mancomunadamente una reflexión y un recuerdo hacia quienes perdieron la vida durante la pandemia.

«Ante el dolor y las pérdidas que produce la pandemia es importante que toda la Argentina pueda encontrarse en un momento de unión y de memoria», indicaron fuentes oficiales.

El único orador fue el presidente de la Nación quien brindó un breve discurso en donde calificó a la pandemia como un “cataclismo que azota a la humanidad”. Recordó a los “millones de muertos que conmocionaron al mundo entero”.

Se prendieron 24 velas en representación de los muertos en las jurisdicciones. Además de dirigentes políticos asistieron representantes de pueblos originarios, comunidad afroargentina y trabajadores esenciales. Hubo un minuto de silencio para recordar a las víctimas por la pandemia, y se leyó un fragmento del poema la meta de Hamlet Lima Quintana, entre otras obras.

El Ministerio de Salud de la Nación registró el primer muerto por coronavirus en la Argentina el 7 de marzo del 2020. Desde entonces y hasta este sábado murieron otras 92.316 personas por COVID-19. El de este domingo es el primer homenaje del Gobierno a los muertos por la pandemia, que no suelen estar incluidos en los discursos oficiales.

Con la idea de generar un momento de “unión y memoria” fueron invitados representantes de los distintos credos religiosos, trabajadores esenciales durante la pandemia. Además de mandatarios provinciales y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, de tensa relación con el Ejecutivo.