El presidente Alberto Fernández analizó con el gobernador Juan Manzur la posibilidad de participar en forma presencial de los festejos del Día de la Independencia, el próximo viernes en Tucumán.

Debido a la pandemia, inicialmente estaba previsto realizar el festejo por videoconferencia, como ocurrió el año pasado. Pero el gobernador confía en que el Presidente venga brevemente a la provincia.

«No serán muchos actos, tal vez sólo la visita a la Casa Histórica para rendir homenaje a los próceres de 1816», expresó Manzur. De todas maneras, aclaró que todo eso estará supeditado a los protocolos sanitarios y a la posibilidad de que el Presidente pueda realizar el viaje.

«No hagamos una de más, pero déjame que analice y vamos viendo», le habría Fernández a Manzur, durante la charla que mantuvieron el viernes en la Casa Rosada.

El gobernador había viajado a Buenos Aires para realizar una serie de gestiones vinculada con la ejecución de obras públicas en la provincia.

Pero también su gira por la metrópoli tenía como fin intentar convencer al Presidente de la Nación para que el viernes venga a esta ciudad, convertida en capital de la República cada 9 de julio.

Si finalmente se concreta, Alberto Fernández llegaría con una pequeña comitiva de funcionarios y de colaboradores.

Se también habla de la posibilidad de habilitar las obras encaradas en la plaza Independencia, aunque aún no hay nada seguro.

Se espera que en los días previos a los actos patrios llegue a esta ciudad el personal de la Casa Militar, que se encarga de la seguridad presidencial y de analizar el trayecto que recorrería el presidente de la Nación, como sucede todos los años.