Un vecino de San Miguel de Tucumán fue a concretar la prueba de manejo para obtener la licencia de conducir. Los agentes se dieron cuenta al instante que ese hombre estaba borracho, según indicó el subsecretario de Tránsito.

Para corroborarlo, le hicieron el test de alcoholemia y dio positivo con 1,35 gramos de alcohol en sangre.

“Parece que hay ciudadanos que no entienden que conducir alcoholizado distorsiona la visión y los reflejos, disminuye el discernimiento y provoca la pérdida de inhibiciones, aumentando las probabilidades de provocar comportamientos irresponsables con consecuencias negativas”, dijo el funcionario.

Romero señaló que desde hace dos meses que intensificaron los controles de Alcoholemia en distintos puntos de San Miguel de Tucumán y sobre 14 conductores a los que les dio positivo el Test de Alcoholemia, 13 fueron jóvenes menores de 29 años y uno solo mayor de 30 años.

“Según datos del Observatorio Vial el Alcohol está presente en 1 de cada 4 siniestros”, señaló. Y acotó que todos los Test de Alcoholemias positivos van de 0,75 a 2,300 gramos de alcohol en sangre. “Si este síntoma crece, es porque algo hacemos mal como sociedad”, dijo.

Romero remarcó que este flagelo debe ser encarado desde tres rubros: Educación, Concientización y Control con Sanción.

“En materia educativa pensamos «Platónicamente» lo que podría aportar la escuela o el colegio, porque en Tucumán no se enseña Educación y Prevención Vial, siendo igualmente importante los ejemplos que se generan en casa”, afirmó y destacó que por el lado de la concientización, “las publicidades de distintos productos que contienen alcohol, exaltan lo divertido y entretenido de consumir alcohol. Son escasos los casos que destacan la importancia de beber con moderación y ser responsables”.

Romero también señaló la permisividad de los padres y la falta de límites también es un factor negativo, ya sea por el lado de la educación como desde la concientización.

Por otra parte, sobre el rol de la municipalidad, dijo que hay control con sanción: secuestro del vehículo, multas elevadas, suspensión de la Licencia de conducir de 1 a 5 años, examen neuropsicológico y tratamiento psicológico.

“Además se ha reducido el periodo de tiempo en el otorgamiento de la Licencia de conducir de 5 años a 3 años para los que cometen de 1 a 5 faltas leves (por ejemplo doble fila), y de 5 años a 1 año para el que comete faltas graves (por ejemplo violar luz roja), examen neuropsicológico y curso de Reeducación Vial”, dijo.