Este martes 20 de julio, se celebra internacionalmente el «Día del Amigo» y por segundo año consecutivo, estará marcado por el contexto de pandemia en el que vivimos; razón por la que desde le Gobierno de Tucumán se advirtió que se realizarán operativos de control durante toda la jornada.

“Se dispuso un refuerzo en la seguridad y en los controles vehiculares en todos los espacios públicos, sean parques, plazas y lugares de concurrencia turística”, confirmó al respecto Raúl Silva, jefe interino del Departamento de Operaciones Policiales (D-3), quien es el responsable de diagramar el despliegue de todo el personal de la fuerza.

“De acuerdo a lo dispuesto por el Comité Operativo de Emergencia (COE) mediante resolución, las reuniones sociales en los domicilios están suspendidas, mientras que en los bares sí está permitido reunirse siempre y cuando se respeten los protocolos sanitarios», añadió.

Los operativos iniciaron anoche con un trabajo conjunto de los inspectores IPLA y el personal de la Agencia de Protección de Espacios Públicos de la municipalidad capitalina, que intentarán que se cumpla la resolución y evitar especialmente las fiestas clandestinas.

«Se controlará el cumplimiento del horario de cierre de los bares, de acuerdo a cada municipio, y a partir de ahí, regirá la restricción de circulación hasta las 6 de la mañana del día siguiente”, advirtió también Silva.

El operativo por el Día del Amigo también alcanzará los principales puntos turísticos como Tafi del Valle, El Cadillal, San Pedro de Colalao y el cerro San Javier.

“Los parques y plazas permanecerán abiertos, podrán asistir las personas pero respetando las normas del COE”, aclaró el jefe interino del D-3. Cabe recordar que la última Resolución del COE N° 89 establece que las salidas de esparcimiento pueden realizarse en espacios públicos, al aire libre, pero no se podrán realizar reuniones de personas, ni concentraciones, ni prácticas recreativas grupales.

En cuanto a los controles vehiculares, estos se instalarán en puntos estratégicos de la Capital y en las principales ciudades del interior de la provincia junto a los agentes del IPLA, que serán los encargados de realizar los controles de alcoholemia a los conductores.