Este jueves el intendente capitalino, Germán Alfaro, ratificó el anhelo de ser el próximo gobernador de los tucumanos, al señalar «aspiro a terminar con la era alperovichista para sacar a Tucumán de 20 años de decadencia». Alfaro no tiene dudas que el gobernador Juan Manzur y el vicegobernador Osvaldo Jaldo, hoy peleados políticamente, son una continuidad del exgobernador José Alperovich, a quien responsabilizó en primer término de los males de provincia.

«Tucumán está atravesando una profunda crisis institucional, económica y social, tal vez peor a la crisis del 2001. Hoy tenemos un 53% de jóvenes que se quieren ir, pero no del país sino de la provincia por la falta de oportunidades», dijo Alfaro. Para agregar que «cuando recorremos el interior vemos con mucha preocupación que los jóvenes no tienen ninguna oportunidad de mejorar su situación porque no hay industrias nuevas, desde hace muchos años que no se radican e Tucumán».

Para el intendente la situación social y económica de los tucumanos es crítica al precisar que «hay chicos que todavía no volvieron a la escuela pero no por el coronavirus, sino porque sus padres no tienen para enviarlos. Hoy una campera vale la mitad del salario de un trabajador, y no tienen para comprar ropas de abrigo. Hoy la gente no tiene para comer».

Mientras define algunas obras para el municipio, como la creación de la policía municipal que lanzará hasta el 13 de agosto, Alfaro manifestó que su intención de postularse como precandidato a Senador Nacional dentro del espacio de Juntos por el Cambio, «es genuina» y explicó que tiene como objetivo llegar a la gobernación de la provincia en el 2023. «Sin 2021 no hay 2023», sentenció el líder del Partido por la Justicia Social (PJS), quien encabeza la lista secundado por su esposa, la actual diputada nacional, Beatriz Ávila.

En caso de resultar electo senador nacional en las elecciones generales del 14 de noviembre, Alfaro señaló que buscará revalorizar la banca, a partir de leyes y beneficios para Tucumán. Para ello, también precisó que será importante conseguir el armado de un bloque regional para construir un país verdaderamente federal, ya que hoy el gobierno nacional tiene puesto todo el interés en CABA y en la provincia de Buenos Aires.

Fuente: Los Primeros.