El presidente argentino Alberto Fernández habló pasadas las 23:30 horas de anoche como único orador desde el búnker del Frente de Todos en el barrio porteño de Chacarita, y se hizo cargo del fracaso de la coalición gubernamental en las Elecciones PASO 2021.

Los resultados no acompañaron al Gobierno y el primer mandatario debió reconocer no solo la dura derrota (acompañado por el silencio de la vicepresidenta Cristina Kirchner; el gobernador bonaerense Axel Kicillof, Máximo Kirchner y Sergio Massa entre otros) sufrida a manos de la oposición.

«Evidentemente algo no habremos hecho bien para que la gente no nos acompañe», dijo el presidente de la Nación, claramente contrariado.

Y agregó: «Escuchamos con respeto y mucha atención, porque hubo errores que hemos cometido y no debimos cometer».

En el mismo sentido, sostuvo: «A partir de mañana (por este lunes) vamos a resolver el problema que la gente nos plantea. Vamos a trabajar denodadamente para satisfacer las necesidades que no hemos satisfecho hasta aquí».

Tratando de minimizar los contundentes resultados, dijo el mandatario argentino: «La campaña acaba de empezar y en noviembre tenemos que ganarla».

Sobre el final, demostrando una inocultable flaqueza en el equilibrio del poder que ostenta, dijo Alberto Fernández: «Me faltan dos años de Gobierno y necesito la ayuda de todos para terminar».