La denuncia ya fue radicada e interviene la Fiscalía de Delitos Sexuales II del Ministerio Público Fiscal.

También fue advertido el Ministerio de Educación.

El denunciado es un prestador de servicios que trabaja en el establecimiento educativo pero que no pertenece a la plantilla de empleados permanente.

Además, las autoridades del instituto han confirmado que el acusado ya fue separado de sus funciones en el establecimiento.

Hasta el momento, se sabe que desde el colegio se han mostrado receptivos y colaboradores con los padres y madres de alumnos ante la grave situación.

Están estudiando los videos grabados por las cámaras de seguridad interna para detectar el momento de la agresión. Habría ocurrido en el pasado mes de agosto.

Este es el segundo caso en menos de un mes tras una denuncia similar en el colegio Tulio García Fernández.