«La situación siguió siendo sumamente difícil, el nivel de inflación siguió siendo muy elevado y eso hizo incrementar la tasa de pobreza, la actividad económica disminuyó (…) Estamos plenamente comprometidos con seguir adelante», dijo Rice.

Sin embargo, el funcionario del Fondo no dio pistas sobre si el organismo agilizará el desembolso de U$S 5400 millones previsto para este mes en el acuerdo stand by.

Rice confirmó, además, que una delegación argentina, liderada por el ministro argentino de Hacienda, Hernán Lacunza, se desplazará a Washington «a finales de septiembre» para continuar con las conversaciones con el FMI sobre el programa de asistencia financiera de 57.000 millones de dólares para reactivar esa economía.

Rice explicó que la economía de Argentina sufrió un «nuevo choque de confianza» en agosto, tras los resultados de las primarias en ese país, que afectó la estabilidad macroeconómica que se había conseguido con las medidas recomendadas por el Fondo.

«El programa logró reducir el déficit de cuenta corriente y el déficit fiscal, dos elementos muy importantes de vulnerabilidad», defendió.

Asimismo, recordó que el FMI es el «prestamista de última instancia para los miembros (países miembros del Fondo)» cuando se encuentran en una época de crisis, por lo que las autoridades son conscientes de los riesgos existentes.

Rice no descartó una posible próxima reunión de los expertos del FMI con el candidato a presidente del Frente de Todos Alberto Fernández, aunque no dio más detalles.

Fuente: TN