¿Habrá o no desembolso del último tramo del préstamo acordado el año pasado con el FMI?

0

En estos momentos de elevada incertidumbre, económica y política, las preguntas superan a las respuestas. Entre ellas, hay una que sobresale. ¿Habrá o no desembolso del último tramo del préstamo acordado el año pasado con el FMI? Se trata de u$s5.400 millones de un total de u$s 56.000 millones.

En el actual contexto, caracterizado por la falta de dólares, que llevó a tener que establecer una reestructuración de los vencimientos de la deuda y de establecer controles de cambio, los fondos del acuerdo serían un alivio. Pero, aún persisten las dudas si el desembolso se realizará o no en los próximos días. Puede deducirse que, es muy probable que los mencionados controles cambiarios y el denominado reperfilamiento de la deuda, hayan sido medidas preventivas a la posibilidad de que no se realice el desenvolvimiento de los fondos provenientes del organismo internacional.

Pero, ¿qué puede esperarse en el caso de no efectivizarse la llegada de los recursos? En primer lugar, tensaría mucho más la situación cambiaria y elevaría la incertidumbre. Esta situación se reflejaría en caída de los bonos emitidos por Argentina en dólares, es decir, más suba del riesgo país, más aversión a tomar deuda argentina. Seguirán las malas señales para los mercados y también se deterioraría más la reputación del propio FMI. Si el desembolso se realiza, pero luego de las elecciones del 27 de octubre, procurando conocer lineamientos de política económica, no tendrán los efectos de contribuir con la estabilidad que es un factor que se necesita en estos momentos. Porque, gane quien gane las elecciones, no habrá un viraje significativo en la política económica.

Hay que tener en cuenta que el préstamo stand bye, acordado entre Argentina y el FMI, tiene por finalidad contribuir a evitar una cesación de pagos, fortalecer las reservas internacionales y con esto recuperar la confianza y volver a los mercados de crédito internacionales. Además, de un préstamo acordado por casi u$s 56.000 millones, el tramo es de u$s 5.400 millones, no se está hablando ni de la mitad.

Sería, una mala señal para los mercados internacionales, después del que el FMI, hizo público que el país cumplió con lo acordado. El FMI, no debería condicionar el desembolso a la política interna. Porque las consecuencias no serán para un gobierno, sino para el conjunto de la sociedad. En momentos en los que se precisa oxigenar, aliviar la situación, sería contraproducente que no se concrete el desembolso por parte del FMI.

Por Eduardo Robinson – Consultor en Economía

Robinson & Asociados