Cada 17 de septiembre se celebra el Día del Profesor para conmemorar a aquellos docentes que dedican gran parte de su vida a seguir moldeando una sociedad que logre cambiar el mundo. La fecha fue establecida en honor al profesor, escritor y educador, José Manuel Estrada, que falleció el mismo día en el año 1894.

El intelectual es reconocido por dedicar gran parte de su vida a la docencia en nivel secundario y luego universitario, al punto de llegar a convertirse en uno de los pioneros de la educación del país. De hecho, el 2 de octubre de 1946, durante el gobierno de Perón, su mausoleo, ubicado en el cementerio de Recoleta, fue decretado monumento histórico.

Nacido en 1842, José Manuel Estrada fue un maestro y escritor argentino que se destacó por considerar que una escuela debe apuntar a la educación integral del ser humano. Dentro de sus frases más reconocidas se encuentra: “Se es profesor por variadas circunstancias, pero se es docente sólo por una razón: se cree en el futuro luchando por el presente a través de la formación de personas, en cualquier nivel en que nos desempeñemos. No se es docente por trabajar en el ámbito educativo, lo somos porque creemos en el hombre y en la sociedad y, fundamentalmente, en la educación como la única herramienta para lograr transformar el mundo.”

A lo largo de su vida, realizó importantes estudios sobre historia, educación y política, fue uno de los fundadores de la Unión Cívica, y se desempeñó como docente en escuelas secundarias y universidades, en donde era un férreo defensor de la libertad de cátedra. Por este motivo, en 1884, fue destituido de sus cargos y en consecuencia, se produjo un gran revuelo y repudio entre sus alumnos. Incluso, muchos de ellos fueron a su casa para homenajearlo y el profesor les respondió: “De las astillas de las cátedras destrozadas por el despotismo, haremos tribunas para enseñar la justicia y predicar la libertad“.