La muerte de un joven en la toma de tierras por un grupo autodenominado mapuche en Costa del Ternero, Río Negro reavivó la interna nunca resuelta respecto a lo que viene ocurriendo en la cordillera patagónica desde hace varios años. La toma de terrenos de privados, el ataque a viviendas y complejos de iglesias y entidades sociales, se han transformado en una verdadera batalla política que ayer volvió a estallar con un duro cruce entre el ministro de Seguridad Aníbal Fernández y el intendente de El Bolsón, Bruno Pogliano.

Fue después que Pogliano acusara a Gendarmería de “liberar la zona” tras el episodio de violencia que dejó el saldo del joven Elías Garay, de 29 años muerto de un disparo en el tórax y de Gonzalo Cabrera de 21 años quien se encuentra internado en estado reservado. Después del hecho hubo serios incidentes en la zona céntrica de El Bolsón que se convirtió en “tierra de nadie” según el testimonio de varios vecinos. “Me pregunto si están esperando que haya algún muerto más porque hasta la tarde del domingo se vio a los gendarmes caminando en grupos de a tres, pero después no apareció ninguno en 10 kilómetros a la redonda”, agregó Pogliano redoblando la apuesta.

Fiel a su estilo, Fernández salió a cruzarlo duro: “Él (por Pogliano) dijo que había tres gendarmes y que los había y que han sido retirados dejando la “zona liberada”. Una expresión horrible en la boca de un gobernante. No hemos dejado a nadie sin nada, lo que dice el intendente no es verdad”, expresó el ministro de Seguridad respondiendo a las acusaciones del jefe comunal rionegrino.

Pero la disputa alcanzó también a la titular del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) Magdalena Odarda quien “incitó claramente a la violencia tras la muerte de un joven en la toma de Cuesta del Ternero, una de las más violentas lideradas por la prima de Jones Huala”. Para Pogliano “la falta de una clara calificación por parte de la justicia, ha posibilitado que grupos violentos instalen falsas versiones para justificar su accionar delictivo y que fueron incentivadas por declaraciones irresponsables y mentirosas por parte de la funcionaria que preside el INAI”. Así lo hizo saber Pogliano en un comunicado oficial de la municipalidad firmado también por todo su gabinete.

Hay que recordar que en las redes sociales, Odarda escribió que “este es el resultado del discurso del odio, que sigue negando el camino de la paz y del diálogo. Solicitamos al Juzgado y a la Fiscalía el urgente esclarecimiento de los hechos y la individualización inmediata de los responsables. Pedimos justicia y verdad para el pueblo indígena”.

Al respecto, Pogliano adelantó que presentará una denuncia formal porque “lo único que logró fue enardecer y poner un clima violento en nuestra localidad. Una funcionaria nacional con semejante responsabilidad no puede hacer ese tipo de declaraciones, perjudicando a una comunidad que estaba disfrutando a pleno un fin de semana largo, colmada de turistas y con múltiples actividades. Sus opiniones solo contribuyeron a alterar la paz social de El Bolsón”.

Los grupos denunciados por el intendente de El Bolsón pertenecen a la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) liderada por Facundo Jones Huala, actualmente preso en Chile, donde purga una condena de 9 años por haber incendiado un puesto en la cordillera y dejar a los peones atados a los árboles con el fuego alrededor. A Jones Huala también se le atribuyen hechos en la cordillera de Chubut como ataques a puestos de estancia, cortes de ruta y amenazas a peones de campo.

Aníbal Fernández defendió el accionar de su ministerio: “Dijimos que íbamos a custodiar la zona y lo estamos haciendo para evitar desmanes. Además, la zona de El Bolsón debe ser custodiada por la policía de Río Negro y no por las fuerzas federales”, dijo y agregó que “llegaron las fuerzas federales y el resultado fue positivo. Las aguas se calmaron un poquito”.

Los ataques del grupo de la RAM comenzaron en 2017 en Villa Mascardi cuando comenzó a quemar viviendas y otras instalaciones. Pero lo que reavivó el conflicto fueron los últimos hechos ocurridos en El Bolsón cuando encapuchados primero quemaron las sedes de Vialidad Provincial y la de la oficina de Turismo de El Bolsón (todavía sin inaugurar) y después prendieron fuego la sede del Club Andino, todo un emblema para esa localidad. Esto provocó la reacción de toda la comunidad y también una dura crítica de la gobernadora de Río Negro Anabela Carreras. “Esto no se justifica”, dijo y avaló dichos de vecinos que aseguraron que la zona se estaba convirtiendo en “tierra de nadie”. La situación también provocó la protesta del sector turístico: “Quien va a venir a un lugar donde hay encapuchados que prenden fuego todo lo que encuentran”, le dijo a Clarín en su oportunidad Miguel Sosa, dirigente del sector en la cordillera de Chubut.​ Chubut. Corresponsal.

Fuente: Clarín.