Luego de que en la tarde de ayer, la Unión Tranviarios Automotor (UTA) anunció un paro de transporte de pasajeros de corta y media distancia para el próximo viernes 26 de noviembre, en todo el interior del país, Tucumán comunicó su adhesión a la medida de fuerza.

Según el primer comunicado, los trabajadores reclaman «el mismo incremento salarial» que acordó hace más de un mes el Área Metropolitana de Buenos Aires (Amba), asegurando que hasta el momento no obtuvieron respuesta y por eso decidieron realizar este paro de actividades.

«La medida de fuerza decretada por el Consejo Directivo Nacional va a afectar a las líneas urbanas, metropolitanas y rurales en la provincia, y en el país a corta y media distancia», indicó en declaraciones radiales, César González, referente de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

Y explicó: «Ellos manifiestan que no se puede firmar lo que se acordó en el AMBA para el resto del país porque si el estado nacional no envían los fondos, ellos no están económicamente para afrontar el tema del aumento salarial que está reclamando UTA».

González, además aseveró que las paritarias que cerraron en el pasado mes de febrero, se llegó a un acuerdo de un 40% y en el acta que se firmó se puso una clausula de revisión y es lo que se acordó en AMBA, de $27.000. Esta suma no remunerativa sería pagada $10.000 en octubre, $10.000 en noviembre, $7.000 en diciembre y un 11,02% para aplicar en el básico actual desde el 1ro de diciembre.

«Esta es la cuarta reunión que tuvimos desde ayer y no hubo acuerdo y no nos queda otra alternativa que decretar esta medida de fuerza. Nosotros estuvimos con casi treinta días de conciliación obligatoria como parte de esta discusión de la paritaria. Nosotros estamos dispuestos al diálogo, si ellos nos llaman no tenemos ningún inconveniente y si firman el acta que se firmó en el AMBA, no hay ningún problema», advirtió González.